Seguidores

viernes, 25 de diciembre de 2015

EL ARTISTA EN EL BURDEL. La prostitución en Francia en el siglo XIX vista a través de la pintura

Olympia, 1863, Manet
El apogeo de la prostitución en Francia coincidió con la revolución estética emprendida por el impresionismo hacia 1870. En sus obras quedaron grabadas las imágenes del mundo del espectáculo, los cafés, los cabarets, la iluminación mediante la luz de gas que dejaría paso a la luz eléctrica.. . Todos los adelantos de la modernidad junto al oficio más viejo del mundo. Jugaremos con metáforas muy expresivas, como la del espejo, el corsé, y la luz y las sombras, para vertebrar un recorrido de más de un siglo de duración por un fenómeno clandestino, hipócritamente disimulado pero que representaba una realidad alternativa dada su magnitud. Como veremos, su potencia subversiva fue tal que transformó hondamente el sistema de costumbres de la época y, además, alumbró el nacimiento de una nueva estética.


PARA LEER MÁS, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

lunes, 7 de diciembre de 2015

EL CARRO GALLEGO


Por José Losada


Este que aquí veis (cuerpo de madera, adusta forma antigua y proporciones adecuadas a los caminos estrechos y empinados) es el carro gallego. Concretamente, es el carro de la familia González Montes que, tras largos años de duros trabajos en el campo, reposa en el patio de la casa a cuyo mantenimiento contribuyó y que ahora, como vivo retrato de la sociedad gallega,- envejecida, expoliada por la emigración y debilitada por el minifundismo-, se limita a contemplar el futuro con ojos distantes, como la vieja fragata del poema de Manuel Antonio. No lejos de allí, en el cementerio parroquial de San Vicente de Castillón, descansan aquellos con los que compartió días de siembra, siega, vendimia y demás labores propias de la economía de subsistencia  a la que todos ellos estaban uncidos.
Hablar del carro gallego, o del país, como también es conocido, exige un recuerdo y especial homenaje a la persona cuyos concienzudos estudios han contribuido a situarlo en lugar preeminente del patrimonio etnográfico gallego. Me refiero a Xaquín Lorenzo Fernández, “Xocas”.


PARA LEER MÁS, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

domingo, 29 de noviembre de 2015

UNA DÉCADA DE "GIGANTES".Grandes figuras en la lucha contra la discriminación racial en Estados Unidos en los años 50

Vamos a tomar la metáfora de “Gigante”(1956), la conocida película de George Stevens, para hablar de algunos hombres y mujeres heroicos que, después de la Segunda Guerra Mundial, decidieron que ya era hora de cambiar las cosas. La evidencia de que los prejuicios antisemitas habían estado en el corazón de esa tremenda contienda, y la valentía con la que los soldados de las minorías étnicas habían luchado durante la misma en favor de la libertades, despertó una nueva sensibilidad social y un agudo inconformismo ante la injusticia que los miembros de los grupos de color se veían obligados a soportar a diario en Estados Unidos. Bajo la apariencia de una glamourosa superproducción repleta de míticas estrellas, el director de “Gigante” se atrevió a tratar por primera vez en la gran pantalla un tema candente, la discriminación contra los mexicanos en Texas. Al mismo tiempo la rebeldía comenzaba a extenderse a otros frentes dentro y fuera de la ley. La Corte Suprema dio un paso gigantesco en 1954 al decretar el punto final de la segregación racial en las escuelas públicas, y en esas mismas fechas Martin Luther King, un joven pastor baptista en Montgomery, comenzaba su grandiosa andadura como activista social en defensa de los derechos de los afroamericanos. Con estos y otros “gigantes” entre las filas, el triunfo sobre las fuerzas retrógradas estaba garantizado. Pero, ¿cómo se había llegado al rígido apartheid que existía en la sociedad estadounidense?


PARA LEER MÁS, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

domingo, 22 de noviembre de 2015

MARCEL GRIAULE Y LA REVISIÓN POSMODERNA DE LOS MÉTODOS DE LA ANTROPOLOGÍA

En la entrada anterior repasábamos someramente la cultura dogón, prestando mayor atención a la distribución antropomórfica de su territorio, las aldeas y las casas ( http://anthropotopia.blogspot.com.es/2015/11/la-arquitectura-antropomorfica-de-los.html ). La información provenía de la obra de Marcel Griaule Dios de agua (1948), que nos ofrece un diseño perfectamente estructurado y en total consonancia con los mitos de la creación de los dogón, un pueblo de Mali, y con la numerología en base 8 asociada a los mismos. Pero ya apuntábamos al final del anterior texto que la obra de Griaule ha sido objeto de una intensa revisión crítica. En esta entrada intentaremos aunar la visión de los grandes logros de esta enorme figura para la Antropología francesa, lo que podemos llamar sus luces, con las sombras que arrojan sus métodos de trabajo sobre la validez de sus resultados. Al final del recorrido que os invito a realizar habremos seguido los mismos pasos que ha dado la historia de la Antropología en busca del valor científico de sus conclusiones. Espero que disfrutéis de ese viaje.


PARA LEER MÁS, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

sábado, 31 de octubre de 2015

UNA APROXIMACIÓN SOCIOCULTURAL A LA ARQUITECTURA MUDÉJAR

Dibujo vegetal de un artesonado mudéjar
La Antropología no es sólo una ciencia en sí misma considerada. También puede convertirse en una aliada imprescindible para otras disciplinas, como la Historia del Arte. El trabajo que viene realizando José Ignacio González Lorenzo sobre la arquitectura mudéjar es un buen ejemplo de ello. Así, a la hora de establecer cuál sería el modo más correcto para rehabilitar casas de este estilo, previamente examina la cuestión desde planteamientos propios de la Antropología social y cultural, enfocando la atención hacia las diferencias en el modo de vida de las poblaciones cristiana, mudéjar y musulmana y su conflictiva coexistencia, poniendo el énfasis en sus distintas concepciones del espacio y de los elementos decorativos. Siguiendo su exposición, veremos cómo existen radicales contraposiciones entre esas culturas. 
Me parece que este trabajo tiene también gran relevancia para la Antropología Política, porque se refiere a contextos de dominación y segregación, y a los signos externos con los que el poder se muestra e in-corpora (en términos de P. Bourdieu) en elementos tales como la vestimenta o la arquitectura. Casas, palacios y edificios religiosos se convierten así en un auténtico manual de instrucciones sobre diferencias culturales, no siendo simples creaciones humanas con un simple valor funcional o artístico. 
Un tercer aspecto por el cual me parece especialmente meritorio el estudio que realiza J. I. González Lorenzo es por la clarificación que lleva a cabo de los conceptos de población y arte mudéjar. Aunque en la práctica se solapan con frecuencia, poseen una diferente relevancia desde el punto de vista social y artístico. El estudio demuestra hasta qué punto los gustos y valores de un grupo humano minoritario, como ocurrió con la población y el arte mudéjar, son capaces de permear la ideología de los grupos mayoritarios y dominantes. Comprobaremos igualmente que la estrella de David para marcar a los judíos no fue un invento de los nazis sino que tenía claros antecedentes en las leyes de exclusión social tardomedievales, y al final nos quedará abierto un interrogante para seguir estudiando esta apasionante etapa de la historia.                                                                                                                                                   Encarna Lorenzo

Casa mudéjar de la Calle Cristo de la Palma, Llerena
Abstract
La rehabilitación de casas mudéjares de Llerena plantea una serie de interrogantes fundamentales para la comprensión del arte mudéjar y su contexto sociocultural: ¿De quién eran estas casas, de cristianos o de mudéjares? ¿De las clases populares o de la nobleza? ¿Corresponden a una tipología cristiana o musulmana? Razones sociológicas, culturales y artísticas diferencian claramente la arquitectura cristiana de la musulmana e impiden su atribución a  la minoría mudéjar o a las clases populares.

1. Diferencias de tipo cultural: La casa musulmana constituye un  universo familiar replegado sobre sí mismo y vedado a la mirada exterior. No suelen tener aberturas exteriores ni fachadas propiamente dichas que eviten incluso el reconocimiento de la posición social y económica de sus dueños. Por lo tanto, las casas de Llerena no pueden corresponder a la población mudéjar.  

 2. Entorno sociológico de la minoría mudéjar: La población mudéjar fue un grupo social sometido a los cristianos y que ocupaba el escalón más bajo de la sociedad. Carecen de una élite dirigente, les está vedado el acceso a puestos de importancia y están gravados con impuestos y prohibiciones. La ostentación pública de riqueza mediante lujosas fachadas hubiera sido un desafío social intolerable para los cristianos. No pueden ser propiedad de mudéjares.

3. Las leyes sociológicas de la exclusión social: La marginación de un grupo se realiza mediante la atribución de caracteres distintivos que son socialmente repulsivos. La población dominante se mantiene así diferenciada y a salvo del contacto con los sometidos. Las clases populares cristianas son las más interesadas en preservar su pertenencia al pueblo dominante evitando la confusión de caracteres. Por tanto, no pueden ser viviendas populares.  

         4. Diferencias artísticas formales y funcionales: La vivienda cristiana se diferencia de la musulmana por la estructura de sus patios, su alineación con el eje axial de la fachada, y la disposición de aberturas externas en fachadas monumentales que pregonen el status social de sus moradores. Son, pues, casas cristianas y nobles, no musulmanas ni populares.   
PARA LEER MÁS HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

viernes, 23 de octubre de 2015

LAS HERMANDADES DE LA ORQUÍDEA DORADA. Una utopía de solidaridad femenina en la China milenaria

Desde principios del siglo XIX y a lo largo de más de 100 años, en un área localizada de la provincia de Kwangtung o Guangdong, en el sur de China, un grupo de mujeres trabajadoras en la industria de la seda organizaron asociaciones para el cuidado mutuo, las Hermandades de la Orquídea Dorada (chin-lan hui), y decidieron vivir de espaldas a los hombres. Ello sucedía de dos formas distintas: algunas jóvenes contraían entre sí un vínculo análogo al conyugal mediante un ritual de peinado que se asemejaba al que precedía al matrimonio heterosexual; otras mujeres, casadas, se negaban a convivir con el esposo y su familia. El resultado, en la práctica, era el mismo: una organización social casi utópica de mujeres que, gracias a sus salarios, podían prescindir de matrimonios que consideraban opresores. Vivían en pareja o como amigas, disfrutando de una solidaridad que les garantizaba la subsistencia para sus años de ancianidad, cuando ya no podrían seguir trabajando. Pero lo más sorprendente de esta insólita situación fue que esas relaciones homoeróticas entre mujeres no eran clandestinas. Por el contrario, contaban con la general aceptación social e incluso eran alentadas por las familias de las jóvenes.
PARA LEER MÁS HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

viernes, 16 de octubre de 2015

VENTANAS AL PASADO



POR JOSÉ LOSADA

MONT ST MICHEL

Aún conservo el programa de una exposición que visité en la Casa de la Cultura de Monforte de Lemos hace veinticinco años aproximadamente. Su título era “Los rótulos en los Cascos Antiguos”. 
Estaba patrocinada por la Diputación de Pontevedra, la Xunta de Galicia y el Colegio Oficial de Arquitectos. Según el folleto, la idea, textos y fotografías eran de Rafael Fontoira, arquitecto y miembro del patronato del Museo de Pontevedra. Presidido por una hermosa cita de Víctor Hugo,- “Donde no hay iglesia, yo miro los rótulos; para quien sabe visitar una ciudad, los rótulos tienen un gran sentido”-, el texto comienza con una declaración de principios del autor: “Se trata simplemente de que por unos momentos miren las cosas a mi manera, de que lo hagan con mis ojos. Les ruego que admiren el arte y la delicadeza con la que fueron construidos estos objetos hechos para informar”. Seguidamente, expone que a partir del siglo XVI, con la desaparición de los gremios y, por tanto, con la pérdida de concentración de los oficios en la ciudades, se hace imprescindible la construcción de rótulos para los artesanos. Los carteles anunciadores comenzaron a hacerse necesarios entonces para  orientar a los ciudadanos, y las calles se llenaron de multitud de enseñas de todos los oficios imaginables, mezclados ya con los de los profesionales y los comerciantes.
PARA LEER MÁS HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

viernes, 2 de octubre de 2015

LAS JEFATURAS, UNA FORMACIÓN SOCIAL OLVIDADA

                                                                                        Por Jose Ignacio González Lorenzo


Guerreros en un poblado celta
Sociedades con Jefatura
La definición de sociedades o tribus con jefatura es una de las aportaciones más interesantes y útiles de la antropología cultural al estudio de la prehistoria y la protohistoria. Hace referencia a sociedades elementales donde aparece por primera vez un poder político coercitivo, el Jefe, que gobierna la sociedad con la ayuda de una nobleza secundaria. Se distingue de las tribus igualitarias que no conocen el poder político propiamente dicho, donde no hay diferencias sociales y cuyo líder, llamado el gran hombre, no tiene poder para obligar a los demás y sólo puede inducirlos a actuar en determinado sentido mediante su trabajo, su ejemplo y su abnegación. Incomprensiblemente, muchos por no decir la mayoría de los historiadores siguen ignorando esta institución. Así resulta habitual en los manuales de Historia para estudiantes establecer una secuencia en la evolución de las sociedades humanas ciertamente improbable: Cazadores y recolectores – Aldeas agrícolas y ganaderas – Primeras civilizaciones urbanas, siendo la Revolución Urbana el hecho determinante del cambio de aldea a ciudad, un salto imposible.
¿Qué es una Jefatura? El concepto define una sociedad rural (no urbana) basada en la agricultura y la ganadería, aunque puede conocer otras actividades (metalurgia, comercio, incluso guerra y pillaje) y que tiene suficiente desarrollo como para que sea posible la producción y apropiación de algunos excedentes. Este hecho implica que, en algunas actividades económicas, se ha producido una intensificación de la producción, es decir, que aportando mayores cantidades de trabajo en combinación con algunos elementos técnicos, se ha aumentado la cantidad final de bienes producidos. Estos excedentes son apropiados de forma desigual y jerarquizada por el  jefe y la aristocracia que desarrolla las funciones auxiliares de gobierno local.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

sábado, 19 de septiembre de 2015

LA DOMESTICACIÓN DE ANIMALES Y PLANTAS. Una valoración del paso de la recolección a la agricultura

                                                                          Por Jose Ignacio González Lorenzo

Se ha considerado hasta ahora el paso de la caza y la recolección a la ganadería y la agricultura como un hallazgo tecnológico que implica progreso y desarrollo y, por lo tanto, como un invento benefactor de la humanidad. Con la agricultura y la ganadería, se dice, los grupos humanos pudieron asegurar su capacidad productiva, incrementar la población, generar excedentes, etc. Como corolario, se determina cómo fue el proceso de difusión y cuáles las vías de expansión de la agricultura y la ganadería que permitieron a la humanidad pasar de la recolección a la producción, de las bandas a las tribus, del paleolítico al neolítico. En toda esta cuestión se hace evidente el paralelismo entre la difusión de la agricultura y la ganadería y las técnicas neolíticas asociadas (la piedra pulida, la cerámica...) con la difusión de las tecnologías asociadas a la revolución industrial. La conclusión es que la historia humana no es más que el proceso de descubrimiento y difusión de nuevas tecnologías que jalonan el progreso ininterrumpido de la humanidad. El paso de una etapa a la siguiente es necesario y marca siempre la dirección del progreso. Sin embargo…
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN 

miércoles, 9 de septiembre de 2015

ORSON WELLES EN EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS (I). El experimento radiofónico

Este año se cumple el centenario del nacimiento del genial y polifacético Orson Welles. Ciudadano Kane (1941) y El tercer hombre (1948) le garantizan un lugar privilegiado en la memoria colectiva. Pero no convocamos su presencia aquí sólo por sus méritos cinematográficos sino por uno de sus proyectos fallidos, la adaptación fílmica de la gran novela de Conrad, El corazón de las tinieblas, que tanto tiene que ver con la Antropología. Aprovecharemos este homenaje a nuestro admirado Orson para poner de relieve la intensa presencia de la novela conradiana en momentos cruciales de su carrera y para examinar algunos de los grandes asuntos implicados en Heart of Darkness que aún no hemos desarrollado y que marcaron profundamente la obra de Welles.

Un artista total
 George OrsonWelles vino al mundo el 6 de mayo de 1915 dotado con un talento descomunal y multiforme. La prensa americana lo llamaba “la energía pública número uno” y un amigo decía de él: “Un solo Orson Welles es suficiente. Dos podrían acabar con la civilización”. Debió de ser un niño repelente con un apabullante coeficiente intelectual. Ya empezó con el teatro amateur en el colegio. Actuaba como adaptador, director, escenógrafo y actor, y esa enorme capacidad de trabajo para desempeñar simultáneamente una pluralidad de funciones concurrentes sería más tarde su sello personal. Pero su vocación inicial fue la pintura. Para empaparse del arte de los maestros europeos viajó al Viejo Continente en 1931, gracias a la liberalidad educativa de su padrastro, el Sr. Bernstein, cuyo nombre daría a uno de sus  personajes cinematográficos, el apoderado de Charles Forster Kane. Hallándose en Dublín, le apeteció realizar teatro profesional y, con toda la insolencia de sus 16 años, consiguió que lo contrataran simulando que era un actor muy conocido en Estados Unidos. Representó a un anciano encorvado en El judío Süss y bordó el personaje, y así fue como el veneno de la interpretación se adueñó de su destino. De vuelta a Norteamérica, en 1933 se dio a conocer como actor con una gira por todo el país. Su plato fuerte eran las adaptaciones de Shakespeare para el gran público.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN 

martes, 1 de septiembre de 2015

JOSEPH CONRAD EN EL CONGO. Analizando "El corazón de las tinieblas"

"Desde el momento en que me asomé al abismo, comprendí mejor el sentido de su mirada, que no podía ver la llama de la vela, pero que era lo suficientemente amplia como para abrazar el universo entero, lo suficientemente penetrante como para introducirse en todos los corazones que baten en la oscuridad. Había resumido, había juzgado."¡El horror!"
     Joseph Conrad,"El corazón de las tinieblas"


Joseph Conrad, la vida como exilio
Jósef Teodor Korzeniowski, más conocido como Joseph Conrad, nació el 3 de diciembre de 1857 en Berdichev, que entonces formaba parte de Polonia, después de Rusia y actualmente de Ucrania. Este nomadismo nacional también estuvo muy presente en la vida de Conrad, hasta el punto de ser el mayor signo de su identidad y de su obra. Su familia pertenecía a la baja nobleza y tenía grandes intereses intelectuales. Su padre era traductor de Victor Hugo, a la par que activista político. Cuando Jósef tenía seis años, su padre fue condenado al exilio en los Urales, Siberia, como sospechoso de conspirar contra el gobierno austrohúngaro.
Tras la muerte de su madre a causa de tuberculosis, su atribulado progenitor envió al niño con su tío materno, Tadeusz Bobrowski, para que estudiase. Desde entonces y durante muchísimos años, ese tío fue para él una opresiva figura paterna.
La tía abuela de Jósef editaba atlas geográficos y él desarrolló en sus años tempranos una auténtica pasión por la exploración ártica y la cartografía de África, dedicándose a dibujar planos y a realizar viajes imaginarios a los lugares más remotos del globo, que en el futuro haría realidad con creces. Una anécdota que Conrad relató tanto en una crónica personal como en El corazón de las tinieblas cuenta que, de pequeño, puso el dedo sobre un punto negro en África central y dijo: “cuando sea mayor, iré allí”.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN 

lunes, 24 de agosto de 2015

MARJORIE TOPLEY, UNA ANTROPÓLOGA EN CHINA

Marjorie Topley examinando unos textos
Retomamos la serie de biografías de antropólogos con una figura poco conocida pero muy especial: Marjorie Topley, una pionera en el campo de la investigación  antropológica realizada en China. A pesar de haber introducido nuevos métodos de trabajo en la disciplina durante un momento crucial para su transformación, la posguerra, su nombre no figura entre los grandes de la disciplina. Un motivo adicional para prestarle aquí toda la atención que merece.
Un tortuoso camino hacia la Antropología
Marjorie Doreen Wills nació en Londres en 1.927. De pequeña quería ser arqueóloga y tal era su ilusión que hasta se atrevió a escribir a uno de los más famosos egiptólogos de la época, sir Flinders Petrie (1.853-1.942), para pedirle su consejo. El lord le contestó que sólo siendo hombre y rico podría dedicarse a la arqueología. Tras esa descorazonadora y disuasoria opinión, Marjorie se quedó durante un tiempo sin un objetivo claro en su vida. Tuvo también la mala suerte de vivir su adolescencia durante la Segunda Guerra Mundial. A pesar de su innegable inteligencia, no logró superar el examen de escolaridad y sólo encontró, como salida profesional, aprender taquigrafía y mecanografía. Aquel callejón sin salida le causaba tanta infelicidad que el director del centro donde cursaba sus estudios le ayudó a entrar en el City of London College. Allí obtuvo un premio con el que pudo pagar sus estudios superiores, lo cual le permitió preparar su examen de acceso a la prestigiosa London School of Economics (LSE), a la que consiguió entrar. Todo un éxito para alguien a quien se le había negado el certificado más básico.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN 

jueves, 20 de agosto de 2015

EL VIAJE DE EGERIA. EREMITAS Y ANACORETAS EN EGIPTO DURANTE EL BAJO IMPERIO ROMANO

Retrato de una dama romana del siglo IV. Museo de Brescia
Egeria, una dama hispanorromana del siglo IV de nuestra era, protagonizó un extraordinario viaje a Tierra Santa y, más importante aún que ello, nos dejó un relato escrito de sus aventuras. Su biografía está envuelta en la neblina, dado que parte de esa narración se ha perdido y también porque los datos con que contamos sobre ella son tardíos y susceptibles de interpretaciones contradictorias. Pero la razón de convocar a Egeria en este blog de Antropología no son sus indudables méritos de exploradora y escritora en el Bajo Imperio Romano sino que, en su peregrinatio, recorrió numerosos eremitorios y cenobios, una forma de vida alternativa que cuestionaba radicalmente los principios del modelo urbano y que sirvió para transformar la vida en Occidente en los siglos posteriores. Al final de este  recorrido, como siempre sucede en Antropología, comprobaremos que ese viaje 1600 años atrás nos trae de vuelta nuevamente al siglo XXI, en pos de otros grupos humanos que abandonan la vida social en busca de una reconfortante soledad.
PARA SEGUIR LEYENDO, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

viernes, 24 de julio de 2015

PAÑUELOS AFRICANOS. LA ENVOLTURA DEL ALMA FEMENINA

El pañuelo o turbante es un complemento del atuendo femenino africano que, además de cumplir funciones utilitarias y estéticas,  es de una gran importancia simbólica. Es una prenda tradicional en el Africa oriental y del sur, y se le conoce por diferentes nombres: duku en Ghana y Malawi, dhuku en Zimbawe, tukwi en Botswana, gele en Nigeria, musuro en Mali y musur en Senegal.

PARA SEGUIR LEYENDO, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

martes, 14 de julio de 2015

MIRANDO AL MÁS ALLÁ: MÁSCARAS Y ENTERRAMIENTOS NEOLÍTICOS EN ORIENTE PRÓXIMO

MÁSCARAS ATÁVICAS EN ORIENTE PRÓXIMO



Las máscaras más antiguas hoy conocidas, que se remontan a 9.000 años atrás, proceden del desierto y las colinas circundantes de Jerusalén. Iain Morley, profesor de Paleoantropología de la Universidad de Oxford, las acredita como los objetos más antiguos de tal clase. Son una valiosa muestra de un mundo simbólico remoto, poco conocido y fascinante, el del Neolítico en el Creciente Fértil, en un momento en que la Humanidad estaba dando el trascendental paso del nomadismo a la agricultura sedentaria.
PARA SEGUIR LEYENDO, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

jueves, 4 de junio de 2015

EL HOMBRE SALVAJE ESPAÑOL

Hace algo menos de un año dedicamos una extensa entrada a Wilder Mann, el hombre salvaje europeo. Seguimos la pista de este mítico y polimorfo personaje del folclore popular desde el original análisis realizado por el gran antropólogo mexicano Roger Bartra, y a través de las extraordinarias fotografías tomadas por Charles Fréger en toda Europa, añadiendo alguna información adicional relativa a España. Después de publicar esa entrada he recabado nuevos datos sobre el hombre salvaje en otras provincias, como Valencia, Murcia o Lugo, y he seguido elaborando mi visión acerca de las raíces prehistóricas de Wilder Mann. A pesar de las diferencias adaptativas en cada lugar, las coincidencias estructurales son muy importantes y, en mi opinión, apuntan no solo a ritos propiciatorios de la primavera sino también de iniciación de niños y mujeres jóvenes. De ahí el enorme interés que para mí tiene la pervivencia de Wilder Mann en las fiestas populares españolas. Creo que merece la pena repasar los rasgos principales de este salvaje perturbador del orden social para después concentrar la atención en sus manifestaciones en nuestro país, ampliando el número de las figuras, los datos sobre las mismas y el material gráfico y audiovisual para su  mejor comprensión. Finalmente, extenderemos el trabajo al salvaje en la arquitectura renacentista y barroca hispánica.
PARA SEGUIR LEYENDO, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

jueves, 28 de mayo de 2015

ESPACIO ARQUITECTÓNICO Y MENTALIDAD RELIGIOSA EN EL SIGLO XII

Espacio arquitectónico y mentalidad religiosa en el siglo XII
                                                   por JOSE IGNACIO GONZÁLEZ LORENZO

Abadía de Cluny
El siglo XII marca el momento decisivo en que Occidente dio un giro copernicano en su concepción religiosa y filosófica. Se ha dicho que el siglo XII vivió lo que se ha denominado el primer renacimiento cultural. Es la primera vez que asoma una conciencia histórica de la vida social y cultural; los intelectuales medievales son conscientes de que, gracias a los antiguos, ellos pueden ver más lejos porque, dicen, somos enanos subidos a hombros de gigantes.
Pedro Abelardo dio el paso definitivo hacia la independencia intelectual del hombre medieval. En su libro Sic et non, Abelardo establece que no está clara la respuesta de los Padres de la Iglesia respecto de ciertos problemas, que sus opiniones son contradictorias y que, a falta de una verdad revelada, no hay otra solución que aplicar el libre albedrío. Y es este giro el que permite la construcción de una explicación racional del universo cuando no hay una verdad superior establecida por la revelación o por la opinión uniforme de los Padres de la Iglesia. Es el comienzo de la emancipación de la razón medieval respecto de la concepción religiosa de la existencia.
PARA SEGUIR LEYENDO, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

domingo, 10 de mayo de 2015

GARRY WINOGRAND: A LA BÚSQUEDA DE LA IDENTIDAD NORTEAMERICANA


Garry Winogrand (Nueva York, 1928-Tijuana, 1984) es uno de los más importantes fotógrafos del siglo XX. Su afán siempre fue entender la cultura e idiosincrasia de la convulsa sociedad americana en la que le tocó vivir. “He estado fotografiando Estados Unidos para intentar (…)averiguar quiénes somos y cómo nos sentimos, observando nuestra apariencia mientras la historia se producía y se sigue produciendo a nuestro alrededor en este mundo” . Esta rotunda declaración de principios, propia de un entregado estudioso de lo humano, justifica sobradamente que le dediquemos unas reflexiones desde el campo de la Antropología. Aunque abordó múltiples temas: las mujeres, los hombres, los niños, las convenciones políticas, los acontecimientos deportivos, el mundo del espectáculo…Al final nos vamos a fijar especialmente en sus reveladores imágenes sobre las relaciones entre seres humanos y animales en un entorno urbano y la crítica a los estereotipos sociales.
PARA SEGUIR LEYENDO, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

viernes, 1 de mayo de 2015

El Hombre Musical

Saludos de nuevo a todos. Hace ya muchos días que tenía la intención de retomar el blog tras un tiempo de trabajos y conciertos en distintos lugares que me ha impedido seguir con la actividad normal de publicaciones.

Hoy voy a aprovechar para publicar la entrada tanto en mi blog como en el blog "Tinieblas en el corazón".

Voy a dedicársela a mi estimada y protectora tía madrina, Encarnación Lorenzo Hernández, quien me anima incansablemente desde la distancia a proseguir por el incierto camino de la música y me da ideas, nuevos puntos de vista y perspectivas de futuro en esta maravillosa dimensión del conocimiento.

Encar me sugirió la posibilidad de escribir alguna vez sobre lo que escucho cuando voy andando por la calle, los sonidos que me envuelven y lo que me sugieren, el intervalo de la sirena de una ambulancia y su significado o la respuesta que genera a quien la escucha. Y por qué le genera una respuesta determinada. Trataré además de darle un enfoque antropológico al tema. Vamos allá.

Según el diccionario de la RAE, la Antropología es el "estudio de la realidad humana" y la "ciencia que trata de los aspectos biológicos y sociales del hombre".

Establecida la definición, me gustaría hablar de mí mismo como hombre musical desde un punto de vista científico, definiendo mis aspectos biológicos y su inevitable influencia por la música, además de dar una visión social de mi propia realidad y el entorno que me envuelve.
PARA SEGUIR LEYENDO, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

domingo, 19 de abril de 2015

ROBERT H. BARLOW: UNA VIDA (SOBRENATURAL) ENTRE LA LITERATURA Y LA ANTROPOLOGÍA. PARTE II

5. Barlow antropólogo

Por Encarna Lorenzo

La primera noticia que tuve acerca de Robert Barlow me llegó a través de María Lorenzo, cuando se encontraba adaptando La noche del océano al lenguaje de la animación. Entonces  sólo fui capaz de ver al autor del relato como un acólito del gran maestro Lovecraft. Cuando más tarde me enteré que Barlow también había sido antropólogo, me sorprendió su zigzagueante trayectoria vital. Pero después de recopilar, con interés creciente, noticias sobre su etapa profesional en México, me di cuenta de que no se trataba simplemente de un escritor que, por casualidad, acabó siendo antropólogo sino que existió una absoluta coherencia en ese tránsito entre su bibliofilia, su pasión literaria por mundos arcaicos y lenguajes perdidos y su experiencia editorial, con el pionero trabajo etnográfico que Barlow realizó en México, un país que le fascinó desde su primer viaje en 1938. Retornó allí para asistir a la Escuela de Verano de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM, donde comenzó el estudio del náhuatl bajo la dirección de un magnífico profesor, Wigberto Jiménez Moreno.
PARA SEGUIR LEYENDO, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

ROBERT H. BARLOW: UNA VIDA (SOBRENATURAL) ENTRE LA LITERATURA Y LA ANTROPOLOGÍA. PARTE I

Estructurada en dos entregas, la presente entrada nos permitirá conocer la singular figura de Robert H. Barlow, literato y antropólogo del siglo XX.


1. Introducción: Robert H. Barlow, un genio pluridisciplinario


A veces surgen personalidades inquietas, de incontrolable energía, que son capaces de dejar su huella en dos o más ámbitos, ya sea en la ciencia o en la cultura —para mayor complejidad, a veces no relacionados entre sí—. Pienso, en primer lugar, en el polifacético Leonardo Da Vinci, tan capaz de reestructurar el funcionamiento de la cocina del palacio de Ludovico Sforza, como de pintar los más bellos retratos a las amantes de su mecenas; también pienso en el excéntrico Howard Hugues, obsesionado a partes iguales por el sueño cinematográfico, y por el de volar; y, por qué no, en Steve Jobs, que no sólo nos vendió I-Tunes y I-Pads, sino que al ser co-fundador de Pixar Animation también impulsó de manera decisiva la que es hoy la expresión artística más memorable de la tecnología digital: el cine de animación 3D.

Robert Hayward Barlow (Florida, 1918 – México DF, 1951) es una de esas figuras proteicas —aunque mucho más discreta—, que fue capaz de realizar aportaciones de relieve tanto en el contexto literario como en el antropológico y académico. Su singular figura permanece, no obstante, semioculta tras la de un gigante de la ficción: Howard Philips Lovecraft (Providence, 1891 – 1938), con quien llegó a escribir seis relatos de ficción “sobrenatural” (o “weird fiction”, como le suelen etiquetar en inglés). Genio precoz donde los haya habido, Barlow fue autor de más de 40 relatos de ficción, y fue asimismo autor de una vasta obra poética, así como de ensayos, entre los que suele destacarse el elaborado para las memorias póstumas de Lovecraft: “The Wind That Is in the Grass” (publicado en el volumen colectivo Lovecraft Remembered, 1944).


[01. Retrato de Robert Barlow]

Sin embargo, su carrera como poeta y escritor de ficción se interrumpió bruscamente en torno a 1940. Se han manejado distintas hipótesis para explicar este cambio, desde la muerte prematura de Lovecraft en 1938, hasta los problemas familiares que siguieron a la separación de sus padres —y su consecuente desarraigo de su Florida natal—. Como fuera, después de una breve pero significativa estancia en San Francisco —donde realizó estudios de arte y un curso introductorio a la antropología—, Barlow se estableció en México para centrarse en estudios de arqueología mesoamericana, aprendiendo en pocos años lo que a otros les lleva toda una vida, hasta convertirse en autoridad, al devenir en 1948 director del departamento de Antropología del México City College. Su obra científica ocupa nada menos que siete volúmenes.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN 

sábado, 11 de abril de 2015

¿POR QUÉ NOS GUSTA LA ANTROPOLOGÍA?


ACERCA DE MI Y MI IDILIO CON LA ANTROPOLOGÍA   Mari Ángeles Boix


        Supongo que era inevitable que acabase en brazos de la Antropología. Desde que levantaba pocos palmos del suelo, e incluso antes, la diversidad cultural se asomaba a mi vida, y yo me dejé seducir por ella.

        Uno de mis abuelos había sido marinero, y eran muchos los compañeros y conocidos que seguían visitando la casa de mis padres cuando arribaban al puerto de Torrevieja, y allí se hablaba de lugares como Suez, Omán, Larache o La Habana; también de otros cercanos, como Francia, donde alguno había emigrado, y hasta de Madrid y las costumbres tan raras que tenía la gente de la capital. A las historias  se le iban sumando algunos cachivaches como inmensas caracolas en las que se oía el bramido del mar, ponchos andinos de lana de vicuña, chicles americanos de verdad, y hasta en alguna casa había una cabeza reducida por los jíbaros, amén de máscaras africanas de ébano y muchos cuernos de marfil. Me acostumbré a pasear mi mente por el mundo, explorando atlas y libros , y el mundo y sus gentes me parecían lo más entretenido que podía existir.
PARA SEGUIR LEYENDO, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

viernes, 6 de marzo de 2015

RITOS Y CREENCIAS EN LA CULTURA FUNERARIA EN EL ANTIGUO EGIPTO. Un diálogo entre Antropología y Egiptología

Conferencia dictada por Zulema Barahona Mendieta en Alicante, el 10 de noviembre de 2014, en el ciclo El legado arqueológico del Egipto faraónico VII

Me ha parecido de gran interés compartir en Tinieblas en el corazón esta conferencia, complementada con datos procedentes de otras del mismo ciclo, porque trata la cultura funeraria del antiguo Egipto desde una visión antropológica, al centrarse en las creencias de los egipcios sobre el Más Allá y en el aspecto ritual del tránsito a la vida de ultratumba. Está repleta de datos fascinantes acerca del papel de la magia en la religión egipcia e ilustra perfectamente -en un recorrido a vista de pájaro a lo largo de 2.000 años de historia pero sin descuidar los detalles más reveladores-, toda la evolución de las prácticas en la materia. Os invito a que descubráis aquí los secretos del mundo funerario en la época de los faraones desde la óptica de la Antropología.
PARA SEGUIR LEYENDO, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

lunes, 16 de febrero de 2015

EL PUEBLO Y SU PREHISTORIA por José Losada

EL PAISAJE DE LA PREHISTORIA CONVIVE CON EL DE LA GALICIA ACTUAL CON UNA ARMONÍA QUE LO HACE PASAR DESAPERCIBIDO (Miguel Anxo Murado).
José Losada
        
O Piñeiro
En el lugar llamado A Ferrería, de la Parroquia de San Vicente de Castillón, perteneciente al municipio de Pantón (Lugo), hay una fuente de aguas sulfurosas. Es inolvidable para el que la visita por el olor a huevos podridos que desprende. La gente decía que eran muy buenas para las dolencias del hígado, pero beberlas sin taparse la nariz era una misión casi imposible. Recuerdo que en la piedra bajo la que manaba el agua había grabadas dos figuras: una alargada que, según se decía, correspondía a la huella de una pisada de la Virgen María y  la otra tenía forma de cruz. La última vez que visité ese paraje por tantos motivos querido para mí no pude encontrar esos grabados, pese a buscarlos afanosamente. Estoy seguro de que no me traicionó la memoria (recuerdo precisamente cómo comparaba mi pie con el grabado y llegaba la conclusión de que la madre de Nuestro Señor debía de ser muy, muy bajita), por lo que supuse que la erosión o cualquier otra circunstancia asociada al paso del tiempo habría sido la responsable de la ausencia. Los buscadores de petroglifos están acostumbrados a estos problemas y por eso se valen de GPS para fijar con precisión el lugar del descubrimiento. En otras ocasiones, la respuesta está en la utilización de la piedra para  la construcción de obras públicas o privadas, o, simplemente, el avance de la maleza. No desisto  y estoy decidido a volver en otra ocasión para seguir buscando.
PARA SEGUIR LEYENDO, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

lunes, 12 de enero de 2015

LA OBRA DE H.VON HOFMANNSTHAL Y EL LENGUAJE COMO PROBLEMA




"Pero debo presentaros mi interior, esa extrañeza, esa irregularidad, esa enfermedad -si queréis- de mi espíritu, para que podáis comprender que estoy separado, como por  un abismo sin puentes, tanto de mis pasados trabajos literarios como de los que me aguardan, y que dudo en llamar míos, tan ajeno es el lenguaje en el que me hablan".

                                                        
Carta de Lord Chandos. H. von Hofmannsthal


                                                      INTRODUCCIÓN


HOFMANNSTHAL Y SU OBRA.

   Diez años separan la obra Andreas o los Unidos del texto más emblemático de la disolución de la cultura vienesa de principios del siglo XX: la Carta de Lord Chandos. El autor de ambas es Hugo von Hofmannsthal (Viena, 1874-1929),que desde los 16 años comenzó escribiendo poesía lírica hasta que publicó Una Carta en 1902 , obra en la que se materializa su renuncia a continuar con la poesía y expresa tal extrañeza respecto al lenguaje que encontró una acogida casi desesperada por parte de los personajes más representativos de la Viena de 1900 (Kraus, Loos, Altenberg …). Sin embargo, no se puede decir lo mismo del resto de su producción literaria , ya que el autor cambió tan radicalmente su rumbo creador que hasta a él mismo le costaría reconocerse.
      A pesar de ello, Andreas o los Unidos es todavía una obra en la que siguen palpitando los principios de la Carta a Lord Chandos, y cuya fragmentariedad la hace digna heredera de la primera.

     La tan denostada obra posterior del autor consistió fundamentalmente en la construcción de comedias y libretos operísticos al más puro estilo "clásico", con abundancia de recursos lingüísticos para decorar el mensaje, ya mucho menos revolucionario que el de la Carta a Lord Chandos. En esta segunda época se vuelve hacia el drama, adaptando obras clásicas o produciendo otras nuevas como La Torre (1925) o Christine Heimreise (1910). Funda, junto a Max Reindhart el Festival de Salzburgo.
   En su faceta de escritor de libretos de ópera destaca su colaboración con Richard Strauss en obras como Elektra (1906), El caballero de la rosa (1910) o La mujer sin sombra (1919).



 El inefable Karl Kraus, la conciencia de Viena, lo mantendrá siempre como objeto de sus  ataques, viendo en él el compendio de los males que, según él, aquejaban a su querida Viena.
PARA LEER MÁS, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

Seguir por em@il