Seguidores

viernes, 29 de enero de 2016

ANTROPOLOGÍA EN CONTEXTO.1922, un año crucial en la historia universal

Año 1922. Han pasado tres años desde que finalizara la Primera Guerra Mundial. Es una época acelerada. Las vanguardias se suceden y el encorsetado orden social burgués se ha fracturado para siempre. La especialización académica es fundamental para profundizar en el conocimiento humano, pero  tiene como contrapartida la pérdida de la profundidad de campo. Me gustaría invitarlos a subir a una especie de "globo aerostático" para contemplar, desde arriba, la agitada realidad política, social y sobre todo cultural de este periodo entre guerras en el que todo cambió. Vamos a retroceder casi un siglo para hacer un experimento mental. Descenderemos a la tumba de Tutankamon; viajaremos a otros continentes, en pleno apogeo de los imperios coloniales, durante la edad de oro de la Antropología; podremos atisbar a Joyce y Proust juntos, en una noche de primavera en París, en el cénit de sus carreras literarias; y pasearemos por los rincones de la legendaria Residencia de Estudiantes, cuando Lorca, Buñuel y Dalí se hacían grandes amigos y abrían nuevas sendas para la creación artística. No faltará tampoco una ojeada al Berlín vanguardista y cabaretero de la Alemania pre-nazi, en el contexto de una Europa que, tras la Primera Guerra Mundial, intentaba sin éxito recomponer sus pedazos rotos para volver a empezar. Y trataremos de descubrir los hilos ocultos que atan a estos escenarios y personajes aparentemente tan dispares.Un sistema cultural es un organismo en que las piezas no están aisladas sino que aparecen entrelazadas en redes espesas, en correspondencia mutua. Ello concuerda con la hipótesis de los Seis Grados de Separación, que sostiene que cualquiera puede estar conectado a otra persona en un lugar distinto del mundo, a través de una cadena de conocidos que sólo tiene cinco intermediarios.Siguiendo ese planteamiento, en lugar de saberes desgajados, veremos la ciencia-ficción en el cine y la literatura como  un instrumento para reflexionar acerca de la reforma social, las vanguardias literarias y el polvorín de talentos de la Residencia de Estudiantes, lo que nos permitirá repensar la vieja cuestión de si el genio nace o se hace, y la conexión que todo ello pueda tener con un momento clave de para la Antropología, el nacimiento de la observación participante a manos de Malinowski, en los remotos Mares del Sur. Buen viaje.

PARA LEER MÁS, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

martes, 19 de enero de 2016

AGATHA CHRISTIE: ARQUEOLOGÍA, ANTROPOLOGÍA E IMPERIO. SEGUNDA PARTE


En la primera parte de esta entrada intentamos ubicar la figura de Agatha Christie en el marco del imperio colonial británico, en torno a la Gran Exposición que tuvo lugar en 1924 y que la escritora patrocinó dando la vuelta al mundo en 1922 junto con su esposo, Sir Archibald Christie.(Podéis acceder a su contenido en este enlace: http://anthropotopia.blogspot.com.es/2016/01/agatha-christiearqueologia-antropologia.html )En esta segunda parte, después la traumática ruptura de su matrimonio, Agatha dio un giro radical a su vida marchándose a Oriente Medio. Mientras se convertía en la novelista más leída de la historia, estuvo dedicándose intensamente a la arqueología durante treinta años hasta llegar a convertirse en una auténtica experta en cerámica prehistórica. Esa actividad, lo mismo que la experiencia de sus viajes a lo largo y ancho del Imperio, se reflejó en las andanzas de Hercules Poirot. Como en la ocasión anterior, intentaremos leer la vida y obra de la escritora en este segundo fructífero periodo proyectadas sobre el contexto histórico previo y posterior a la Segunda Guerra Mundial.
PARA LEER MÁS, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

miércoles, 13 de enero de 2016

AGATHA CHRISTIE:ARQUEOLOGÍA, ANTROPOLOGÍA E IMPERIO (I)

Seguramente Agatha Christie(1890-1976) nos parecerá a la figura más alejada del ámbito de la antropología que podamos imaginar. Sin embargo, lo cierto es que su vida y obra tienen un considerable interés para una disciplina afín, que nos habla de la mentalidad de los hombres y mujeres del pasado. La escritora participó en importantes excavaciones en Oriente Medio junto a su segundo esposo, el distinguido arqueólogo Max Mallowan. Y, por otro lado, Agatha fue una mujer que vivió los últimos momentos de esplendor del Imperio británico. Como súbdita de la mayor potencia colonial de la época, su visión del mundo, cargada de estereotipos y expectativas, quedó plasmada en sus escritos. No obstante, gracias a su inteligencia y mundología, acabó desarrollando una visión bastante ecuánime y desprejuiciada sobre las otras culturas. Muchos años antes, en 1922, Agatha se embarcó en un tour alrededor del mundo para promocionar la gran Exposición colonial inglesa, transmitiéndonos en sus cartas algunos reveladores datos acerca de los territorios visitados y de la ideología dominante en la época. Como podremos comprobar, Hércules Poirot debe mucho a ese viaje y a la experiencia arqueológica de Agatha. Hoy vamos a recordar a esta admirable autora en el 40 aniversario de su fallecimiento.


PARA LEER MÁS, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

domingo, 3 de enero de 2016

*NADA *DE CARMEN LAFORET: FEMINISMO Y ANTROPOLOGÍA (I)



1.- INTRODUCCIÓN.-

      Tanto Platón como Levi-Strauss nos advierten de los peligros de escribir libros; el primero (Carta VII), porque una vez dados al público, no  pueden defenderse de los ataques de quienes los leen, ya que siempre dicen lo mismo, y las interpretaciones varían con los lectores; el segundo, porque su autor, tenido como "padre de la criatura", no se encuentra siempre en el mismo punto intelectual que cuando lo hizo; evoluciona, se transforma y no debe verse obligado a responder de estos "hijos" y su aventura por el mundo (Mito y Significado).

    Carmen Laforet optó por el silencio tras su gran éxito con Nada (1944), con la que ganó la Primera Edición del Premio Nadal, un hecho muy raro, al tratarse de una mujer y muy joven en un país todavía con las heridas abiertas de la guerra y precipitándose a un largo período de oscurantismo y roles prescritos, y no precisamente el de escritora era el más señalado para las mujeres. Sin embargo, la novela ha tenido un gran recorrido y reconocimiento, sobre todo la novedad de su narración - poniéndose como ejemplos esta obra y La Familia de Pascual Duarte, de Camilo José Cela de la nueva narrativa de posguerra en España - , donde casi no hay acción y sí mucha reflexión, donde la protagonista casi no aparece, y de la que conocemos sobre todo su corriente de conciencia, y de su aspecto o acciones por lo que dicen los demás de ella. Esta vaguedad e indefinición hizo posible que la novela superase la censura franquista, gracias al dictamen del censor: "Novela insulsa, sin estilo ni valor literario alguno. Se reduce a describir cómo pasó un año en Barcelona en casa de sus tíos una chica universitaria sin peripecias de relieve". El censor demostró que no había entrado en los planteamientos de la novela. Hoy tenemos una amplia variedad de perspectivas desde las que abordarlas, tales como su relación con el método de estudio antropológico o - la que haría palidecer de rabia al censor - o su interpretación como novela feminista.


PARA LEER MÁS, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

Seguir por em@il