Seguidores

sábado, 30 de junio de 2018

MIGUEL ÁNGEL HERNÁNDEZ: ETNOGRAFÍA MURCIANA BIEN NOVELADA.





       La tercera novela de Miguel Ángel Hernández (Murcia, 1977), El dolor de los demás, es una obra literariamente rotunda, con una sólida voz narrativa que nos adentra en las profundidades de Murcia, un territorio que puede parecer alejado de los clásicos de la etnografía, pero que es inmensamente rico en aportaciones culturales. Todo ello a pesar de que el autor quiere contar la historia de un hecho que reclama ser contado, y que ha tardado veinte años en encontrar quién y cómo va a contarlo. 

           Miguel Ángel Hernández vivió en primera persona el hecho que conmocionó a la huerta murciana la Nochebuena de 1995: su mejor amigo mató a su propia hermana y luego se arrojó por un barranco. Este punto de arranque de la novela, lo es también de la historia profesional del autor, profesor de Historia del Arte Contemporáneo en la Universidad de Murcia, que encontraba en la lectura compulsiva y el estudio unos horizontes más abiertos que el pequeño mundo rural que tan bien retrata, en el que los silencios dicen casi más que las palabras. Su carrera se desarrolla en Murcia, pero está abierta al mundo, por su dedicación al arte contemporáneo, y con su faceta como novelista que publica en Anagrama, finalista del XXX Premio Herralde de novela,  y lo que queda por llegar.


                                                            "Miguel Ángel Hernández". E. M. Bueso

sábado, 23 de junio de 2018

EL CICLO DE LOS FUEGOS. Festividades en torno a la hoguera.


El fuego es un elemento muy común en las fiestas populares. Es un potente símbolo para representar la luz y el calor del sol, en su aspecto positivo, pero también su poder de destrucción de los espíritus del mal, a la par que su capacidad para regenerar y purificar al hombre, a los animales y a la vegetación. Desde nuestras asépticas y racionalizadas ciudades occidentales, en las que la naturaleza sólo asoma tímidamente en parques y jardines, puede resultar difícil comprender la enorme importancia que tuvo, en el pasado de la humanidad, el entorno natural en el que el hombre se integraba y su absoluta dependencia respecto del clima y el devenir de las estaciones. En su obra magna, La rama dorada (1890), Sir James George Frazer (1854-1941) examinó de manera erudita los ciclos ígneos, refiriéndose a múltiples ejemplos de toda Europa aunque sin mencionar ni uno solo concreto relativo a España. Frazer era el prototipo de antropólogo de salón, de cultura libresca. Quizá no incluye ningún caso de ceremonias del fuego en España porque habría pocos estudios sobre las costumbres de nuestro país al respecto traducidos al inglés. Con ocasión de la fiesta del solsticio de verano, probablemente el momento culminante de ese ciclo anual del fuego, me he propuesto remediar de alguna manera ese clamoroso vacío en la obra de Frazer con esta entrada. Por una parte, examinaremos diversos ejemplos de cada uno de los momentos del año en que el fuego es el protagonista de las fiestas. Necesariamente ha de ser un repaso esquemático y selectivo, porque cada una de ellas, especialmente las que con justicia se consideran fiestas mayores, merecerían sobradamente un estudio monográfico. Pero la finalidad que se pretende no es profundizar en toda la riqueza de sus detalles sino visualizar el ciclo completo y buscar, en sus diversas etapas, semejanzas estructurales para trazar el parentesco con otras fiestas compartidas con toda Europa, lo que nos permitirá remontarnos en el tiempo muchos siglos atrás.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

martes, 19 de junio de 2018

TRADICIÓN ORAL Y CULTURA POPULAR EN LA OBRA DE ROSALÍA DE CASTRO. La historia de Vidal



JOSÉ LOSADA


 En el prólogo de su obra Cantares Gallegos (1863) Rosalía de Castro proclama su intención de remediar la injusticia que considera que se comete con su tierra, bella y dotada de los mayores encantos, lo mismo que la lengua en la que se expresa, aunque pida disculpas por adelantado por los errores gramaticales que pudieran encontrar los lectores. La autora sentía también un gran  afecto por las costumbres gallegas. En este mismo blog se encuentra una interesante entrada de Encarna Lorenzo que se refiere a la hospitalidad sexual y su pervivencia en Galicia; también se da noticia de los problemas que ello le causó, lo mismo que otro artículo bastante anterior, cuyo texto se desconoce, que motivó una airada reacción de los seminaristas de Lugo contra la imprenta en la que se estaba componiendo. No sé si calificarla como polemista, pero lo cierto es que tenía el valor suficiente para exponer sus opiniones y los hechos que consideraba ciertos, aun a riesgo de verse expuesta a feroces críticas.
En el libro citado anteriormente encontramos la historia de Vidal. En una nota a pie de página explica la autora que se trata más bien de un cuento pero que, como no tenía intención de publicar un libro de relatos, optó por darle forma poética. La califica como una de las historias más antiguas y más usadas; y termina expresando el sentimiento de ternura que le produce saber que hay muchas personas a las que no se les ofrece “a proba do porco” y que sueñan con poder responder a los avaros vecinos como lo hace el protagonista. Como se habrá imaginado el lector por la referencia porcina, la historia tiene que ver con la matanza y una de las costumbres relacionadas con ella. Además de eso, la autora realiza una descripción del ambiente festivo que la rodea, sin faltar varias referencias gastronómicas que intentaré desentrañar acudiendo a mis experiencias personales.
PARA SEGUIR LEYENDO, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

Seguir por em@il