Seguidores

lunes, 30 de abril de 2018

LA CIUDAD VIVIDA Y SENTIDA



1.Espacio y poder
Las ciudades, los pueblos, los lugares de habitación humana, no son simples extensiones territoriales dadas, neutras o puramente objetivas sino espacios que captamos y modificamos continuamente a través de un filtro cultural, el de nuestras representaciones mentales, guiadas por símbolos y preconcepciones sociales tanto como por nuestras propias experiencias y gustos. Como expresivamente indica la antropóloga italiana Amalia Signorelli, el espacio humano no es un contenedor homogéneo o una simple abstracción geométrica sino que se encuentra cargado de valores. Es el lugar para el ejercicio del poder y las libertades, en la medida en que en él encontramos los recursos para nuestra supervivencia. En las sociedades desarrolladas su uso rara vez es espontáneo (no puedes construir una casa donde y como quieras) sino que está estrictamente reglado y controlado. La definición y modo de utilización del espacio se corresponden, de manera exacta, con los principios rectores de la organización social vigente en cada país y momento histórico. Como señala A. Signorelli, en la cultura occidental, individualista y racionalista, el énfasis recae sobre el hombre-artífice que, como un demiurgo, organiza el espacio coherentemente con sus propios deseos y necesidades, y el ordenamiento jurídico protege la propiedad privada como condición indispensable para ello. Bien distinto es lo que sucede, en el extremo opuesto, en las sociedades más igualitarias, en que la propiedad es comunal y los miembros del grupo tienen libre acceso a los pastos, fuentes y demás recursos disponibles. Lo que la autora trata de destacar es que el modelo  de espacio que interiorizamos en el curso de nuestra socialización, de nuestro  aprendizaje de la vida, lleva implícito un determinado orden social, que es el que asimilamos como preceptivo y que continuamente nos recuerda el diseño del espacio con el que convivimos. Ese espacio culturalizado nos proporciona una determinada visión de la realidad, la del grupo al que pertenecemos. Nuestra conciencia del orden social incorporado al espacio que ocupamos es, por tanto, ideológica. Nos resulta imperceptible salvo que hagamos un serio esfuerzo reflexivo para detectarla y comprobar en qué medida no es un hecho natural, necesario e igual en todo lugar del mundo, sino producto de situaciones históricas contingentes.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

domingo, 22 de abril de 2018

ESPACIO Y TIEMPO EN "CASABLANCA" (1942). La ciudad inventada, la cartografía, el tiempo recobrado.

Casablanca: espacio y tiempo
En esta entrada final de la serie vamos a explorar cómo se plasman las dimensiones del tiempo y el espacio en la película, resaltando cómo son también aspectos puestos al servicio del mensaje ideológico de la película. Trataremos la datación de los acontecimientos, la fractura del tiempo lineal en el flashback, la importancia de la cartografía en esta película y las similitudes y diferencias con Cinco tumbas al Cairo, una película coetánea de Billy Wilder, el tratamiento documental de la narración, el orientalismo y la liminalidad, entre otras muchas cuestiones.

I. EL EJE TEMPORAL
El compromiso antes de la Guerra
Un aspecto crucial de la ambientación de toda película es mostrar adecuadamente el momento en el que ocurre la acción. Dada la aureola atemporal que atribuimos a los clásicos y pasados ya 75 años desde el estreno de la película, la cuestión del tiempo se diluye hasta el punto de que Casablanca sólo nos parece una película ubicada, de manera más o menos genérica, en el marco de la Segunda Guerra Mundial. Pero fuera de la sombra de la amenaza nazi proyectándose sobre el entero mundo y la ocupación de París, no se muestra ni se menciona ninguna acción bélica concreta. 



Ya hemos visto en la entrada "Cine y Guerra" (https://anthropotopia.blogspot.com.es/2018/03/el-mundo-se-derrumba-y-nosotros-nos.html ) que, por el contrario, la única forma de entender muchos detalles de la elaboración y del notable éxito que obtuvo en el momento de su estreno tienen que ver con la victoria de las fuerzas aliadas en la Operación Antorcha en el norte de África, bajo el liderazgo de generales estadounidenses tan brillantes como Eisenhower y Patton. 
PARA LEER MÁS, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

lunes, 16 de abril de 2018

"SOSPECHOSOS HABITUALES": Los personajes de "Casablanca". La Generación Perdida; mujer y guerra; el "New Negro"

"Sospechosos habituales" es una de las frases más conocidas de Casablanca y en ella tiene un papel circular, de apertura y de cierre. Cuando, al principio de la película, la policía de Orán avisa del robo de los salvoconductos, la orden impartida es detener a los sospechosos habituales. Y, al final, Renault ordena lo mismo a sus subordinados para proteger al héroe. Esa repetición fue la genial fórmula que se les ocurrió a los guionistas Epstein para permitir el inexcusable happy end. Aquí echo mano de esa cita para enmarcar el estudio de los personajes principales de la película de acuerdo con los mitos, estereotipos y prejuicios predominantes en la época de su realización. Así, Rick Blaine desde la óptica de la Generación Perdida, como un héroe americano de ficción en la línea de Scott Fitzgerald y, sobre todo, de Hemingway. Ilsa Lund y la mujer como sujeto heterodefinido, y también la situación social de la mujer americana en la Segunda Guerra Mundial. Y el pianista Sam, el Renacimiento de Harlem y el Nuevo Negro, y el papel de los afroamericanos en el periodo bélico.

I. RICK BLAINE, UN HÉROE AMERICANO.
En el camino que hemos recorrido hasta ahora nos hemos ocupado de Rick Blaine, la figura nuclear de Casablanca, desde distintos ángulos: los valores de una época bélica al servicio de los cuales se construyó su papel en el guión y cómo parece encarnar a algunos de los personajes del ciclo artúrico (Lancelot o el Rey Pescador ). Ahora nos vamos a detener en otros múltiples aspectos que hacen de él un personaje inolvidable por su talla mítica.
PARA LEER MÁS, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

lunes, 9 de abril de 2018

LOS SALVOCONDUCTOS EN "CASABLANCA" (1942). MAGIA Y MISTERIO EN EL CAMINO HACIA LA LIBERTAD

 En 1983 Casablanca fue elegida por el British Film Institute como la mejor película de todos los tiempos. Aunque estas listas que tanto nos apasionan son un tanto variables, puesto arriba o abajo Casablanca tiene siempre garantizada una posición de preeminencia. Y ello a pesar de no tener la consideración de obra maestra ni de haber realizado una aportación artística realmente innovadora. Los actores vivieron el rodaje como una pesadilla y pensaban que el argumento era absurdo. Creo que quien mejor define la cuestión es el sagaz Billy Wilder, quien decía que Casablanca es un disparate que funciona divinamente aunque la emitan en televisión y la hayamos visto ya 500 veces. Y es que la película nos sigue encantando con todos sus defectos y contradicciones. Y quizá la mayor de las inconsecuencias de su guión sean los célebres salvoconductos, un elemento que esconde incesantes sorpresas, como os invitamos a descubrir.
La teoría del MacGuffin.
PARA LEER MÁS, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

Seguir por em@il