Seguidores

miércoles, 30 de mayo de 2018

LA FIESTA DEL CORPUS CHRISTI EN VALENCIA (II). DANZAS, MASCARADAS Y ARTE FLORAL

En la primera parte de esta entrada (http://anthropotopia.blogspot.com.es/2014/06/la-fiesta-del-corpus-christi-en.html) hemos hablado de las Rocas, las grandes carrozas triunfales que tenían un papel fundamental en la procesión del Corpus valenciano. Actualmente siguen siendo el alma de las fiestas pero de una manera distinta, por razones de conservación. Por ello, tienen sus lugares y rituales propios, como un prolegómeno a la procesión pero con un protagonismo diferenciado. Lo mismo puede decirse de otro importantísimo preparativo, la Cabalgata del Convite, un magnífico entretenimiento que ningún interesado en el folclore tradicional valenciano debería perderse. Habla mucho de la identidad histórica de este pueblo.
1. La Cabalgata del Convite
 La festividad del Corpus comienza el domingo por la mañana con una solemne misa pontifical. A la salida se reparten panes, gesto con el que se recuerda que históricamente se ofrecía una hogaza de pan a los pobres. Acto seguido tiene lugar la Cabalgata del Convite, de la que se tiene noticia desde 1516 pero que se ha recuperado en la forma en que se celebraba a fines del siglo XVIII. Va encabezada por la Policía Municipal Montada, vestida con el vistoso uniforme de gala, a la que  siguen los Reyes de Armas con la Real Senyera. 
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

martes, 29 de mayo de 2018

LA FIESTA DEL CORPUS CHRISTI EN VALENCIA (I). LAS ROCAS

La festividad del Corpus Christi en Valencia aúna, como quizás pocas, los elementos religiosos y festivos con los que se identifica profundamente el pueblo valenciano. Es un prodigio de sensualidad y color, pero también un tesoro que guarda valiosísimos elementos simbólicos. Sus casi 700 años de existencia son muestra de su arraigo pero también de su infinita capacidad para metamorfosearse y reinventarse sin perder su esencia. Vamos a examinar aquí algunos jalones de esa larguísima andadura histórica y de su presente felizmente recuperado, que todavía tiene mucho que decir acerca de los hombres de la presente centuria. En la segunda parte de esta entrada nos centraremos en algunos aspectos de enorme interés antropológico, como la comparsa de La Degollá, la danza de la Moma y los Momos o el simbolismo vegetal. Nos van a ilustrar la exposición las preciosas ilustraciones de una artista residenciada en Valencia, María Lorenzo.

1. Un poco de historia
 La festividad del Corpus Christi fue instituida por el Papa Urbano IV, para  la cristiandad en su conjunto, en virtud de la bula Transiturus hoc Mundo (1264), aunque ya venía celebrándose en Bélgica desde mediados del siglo XIII. El detonante para la decisión papal fue un milagro eucarístico  acaecido en 1263, cuando brotó sangre de una hostia consagrada mientras se celebraba misa en la localidad de Bolsena, cerca de Orvieto, cuya catedral conserva la reliquia.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

domingo, 27 de mayo de 2018

FIESTAS POPULARES GALLEGAS


JOSÉ LOSADA

Carlos Sobrino Buhigas, "Romería"
Siempre me han fascinado las fiestas populares, y no sé muy bien cuál es la razón: las comidas extraordinarias, la música, las manifestaciones religiosas o, quizá, la conjunción de todo ello, integrando en un día especialísimo en el que todo contribuía para que se generase una enorme energía positiva  que quedaba impregnada en el ambiente y, sobre todo, en la mirada optimista y confiada que tenían todas las personas (hombres, mujeres, jóvenes, ancianos, niños…) con las que me cruzaba.
El día de la fiesta podía ser uno cualquiera de verano (esto no era imprescindible) en el que se celebraba la festividad del patrón o patrona de la ciudad, pueblo o parroquia. A  su llamada se reunían familias, los emigrados volvían por unos días a la que había sido su casa,  y todos, sin excepción, lucían sus mejores galas, las reservadas para las grandes ocasiones. Con la comida pasaba lo mismo, y la reunión familiar imponía una larga y copiosa pitanza con numerosos manjares como preámbulo de una sobremesa demorada hasta bien avanzada la tarde. Antes, por la mañana, misa solemne y, casi siempre, procesión, prolegómeno necesario de lo que vendría después, la fiesta propiamente dicha, con actuaciones musicales, fuegos de artificio, atracciones de todo tipo, en una especie de marco perfecto que aseguraba la diversión de todos los miembros de la comunidad, sin ninguna excepción.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

sábado, 19 de mayo de 2018

*EL COLOR PÚRPURA*: CARTAS DESDE LOS DOS LADOS DEL ATLÁNTICO



1.-ALICE WALKER Y EL COLOR PÚRPURA.-

         La obra El Color Púrpura proporcionó fama mundial a la escritora y activista por los derechos civiles de la gente de color Alice Walker, quien ganó el Pulitzer de ficción y el American Book Award con ella . Que Steven Spielberg la tomase como base para realizar una magnífica película no hizo más que realzarla (habrá una próxima entrada sobre la película en el blog Anthropocinema, realizada por Encarnación Lorenzo).

       En esta tercera obra - y que hizo despegar su carrera literaria - Walker construye una historia de mujeres que sufren, de mujeres fuertes, de mujeres que crecen gracias al lenguaje y a la educación  en todos los sentidos entre ellas, pero es la historia de mujeres negras, que viven en comunidades negras en unos años muy difíciles para las personas de color en los estados del sur de los Estados Unidos, con segregación de facto y de iure, con escasas oportunidades de acceder a la educación o a unos servicios públicos de la misma calidad de los que gozaban los blancos, pero que comienzan a luchar por el reconocimiento de esa igualdad. También trata de la imagen de África que comenzó a prender en el imaginario de los afroamericanos desde finales del siglo XIX y de las experiencias cruzadas entre ambas orillas del Atlántico. Es decir, estamos ante una obra "womanista" (término acuñado por la misma Walker), que trata de mujeres, del amor propio de cada mujer por si misma, de la preferencia de estar y actuar como mujeres, y del comportamiento propio de las niñas antes de entrar en las normas y estereotipos que la sociedad les impone. Estos aspectos serán tratados por Encarnación Lorenzo en una próxima entrada en este blog.Y también ante una novela epistolar, género gracias al cual hay también una experiencia de África por parte de Nettie, la hermana de la protagonista. Esta experiencia está encapsulada en la obra como un conjunto de colores y costumbres descritos en las cartas, y que crean un sentido incompleto de África.
PARA LEER MÁS, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN.

sábado, 5 de mayo de 2018

LA RISA DE LOS DIOSES Y EL DESPERTAR DE LA PRIMAVERA. "Risus paschalis" y cultos mistéricos antiguos

Ritos de Eleusis
Hace unos años, mientras realizaba una serie de entrevistas para un trabajo sobre el rito cuaresmal de la ceniza, una informante, refiriéndose a la Galicia rural de los años 40 del pasado siglo, me habló de los severos ayunos que, en su memoria, contrastaban vivamente con las grandes risas el Domingo de Gloria. En ese momento no fui capaz de detectar ningún elemento antropológico en esas risas pascuales. Sólo me desconcertó totalmente ese detalle en relación a esta fiesta tan solemne. Sin embargo, poco tiempo después encontré información que mencionaba una antigua costumbre, el risus paschalis, que se desarrolló ampliamente en la Alemania barroca. Hace poco, en un curso sobre cultos mistéricos antiguos dirigido por la Dra. López Hoys, descubrí el papel central de la risa en los rituales eleusinos en Grecia. La búsqueda de nueva información me llevó hasta la Hilaria, una fiesta en Roma en la que el júbilo primaveral se expresaba con la risa. Y es que hay problemas intelectuales que se instalan en tu vida, obligándote a buscarles una solución. La posibilidad de trazar líneas de conexión entre fenómenos tan alejados en el tiempo y en el espacio me llegó a resultar de un atractivo tan irresistible que aquí está el resultado de mis investigaciones.
1. La risa pascual
La antropóloga y teóloga italiana María Caterina Jacobelli publicó, en 1990, una investigación bien documentada sobre el risus paschalis, una bizarra costumbre muy extendida por toda la cristiandad que causó el escándalo y las airadas protestas de humanistas de tanto peso como Erasmo de Rotterdam. Los antiguos eran bastante eufemísticos en su forma de expresarse pero, aún así, hay fundados motivos para sospechar que la causa de tales críticas, y de las condenas proclamadas en diversos sínodos y concilios, era que los sacerdotes, durante la liturgia pascual, acompañando chistes verdes y diversas bufonadas, llegaban a levantarse la sotana para exhibir los genitales, realizaban gestos onanísticos y remedos de relaciones heterosexuales o incluso homosexuales, y todo ello con el fin de hacer reír al auditorio. Para intentar aclarar las circunstancias que rodearon esta costumbre tan inverosímil, merece la pena detenerse brevemente en la carta que, desde Basilea, dirigió en 1518 Fabricio Capito a otro famoso predicador de la época, Ecolampadio, quien había denunciado lo inoportuno de que se entremezclasen chistes groseros en la solemnidad de la Pascua de Resurrección. La suya no era una opinión aislada: su amigo Erasmo, en 1535, vendría a decir que las narraciones irreverentes que acompañaban el sermón de Pascua no venían justificadas en modo alguno por la alegría que proclama el Salmo 117: "Este es el día en que actuó el Señor. Sea nuestra alegría y nuestro gozo". 
PARA MÁS INFORMACIÓN, PINCHA EN LEER MÁS

Seguir por em@il