Seguidores

sábado, 27 de diciembre de 2014

TRADICIONES NAVIDEÑAS (II): EL BELÉN


Una de las costumbres más características de la Navidad en los países católicos es la colocación de belenes en iglesias y hogares, y hasta en establecimientos comerciales y plazas públicas. Se trata de una artesanía que no cesa de crecer, dado que tiene una gran aceptación entre el público.
La representación más frecuente en las viviendas se limita al Nacimiento en el pesebre, incluyendo las figuras de la Virgen, San José, los Reyes, algunos pastores, la mula y el buey, así como el Ángel y la estrella sobre la cueva o establo. Esto es, los protagonistas principales del relato evangélico de la venida  de Cristo al mundo. En espacios más amplios podemos ver un belenes más o menos completos, con toda la bullente vida de aquella pequeña población congelada en un instante: los campesinos, artesanos y pequeños comerciantes dedicados a sus actividades productivas, las mujeres en el mercado o realizando faenas del hogar, y los niños jugando. Todos ellos están ajenos al gran acontecimiento que, en ese mismo momento, está teniendo lugar en el más humilde de los lugares. Solo los sencillos pastores, acampados cerca de allí, reciben el anuncio del Ángel del nacimiento del Salvador. Y, junto a la vida del pueblo llano, también aparecen representados los escenarios del poder: el palacio de Herodes y las guarniciones romanas, con sus episodios de fuerza y violencia que contrastan con los anteriores: la degollación de los inocentes, la huida a Egipto de la Sagrada Familia...
 PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN    

viernes, 26 de diciembre de 2014

NIÑOS DEL MUNDO. La fotografía de Steve McCurry

Habitualmente la Antropología centra sus investigaciones en los varones adultos, descuidando un tanto a las mujeres, a los niños, a los ancianos, a los discapacitados…Quizá tendamos a verlos como dos grupos contrapuestos: los hombres en su plenitud social, política, productiva y reproductiva…y las restantes categorías en un bloque, a veces solo abordadas en tanto subordinadas al varón, o como si fuesen hombres defectuosos, incompletos, en desarrollo. Ello quizá sea más evidente aún con la infancia, puesto que su estado psicológico en formación, su conocimiento solo parcial de las costumbres del grupo o sus limitaciones lingüísticas, los apartan del camino del estudio. Pero Steve McCurry, el famoso fotoperiodista estadounidense, ha encontrado la forma para hablarnos de niños de todos los rincones del mundo a través de sus impactantes fotografías. Estas fechas me parecen el mejor momento tanto para homenajear su obra, que tanto interés tiene para nuestra disciplina, como para reflexionar sobre la infinita diversidad humana y las difíciles condiciones de vida para los niños del Tercer Mundo.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

lunes, 22 de diciembre de 2014

WHAHAPPAN? "Dead Man" (1995) de Jim Jarmusch, un western antropológico

  WHAHAPPAN?         Por Miguel Florián


Tras los créditos finales del filme Dead man de Jim Jarmusch, se lee: Whahappan? ¿Qué pasó? Sí, ¿qué es lo que ha ocurrido a lo largo de las dos horas del filme?

Ya en los títulos de inicio nos encontramos con una desconcertante cita del escritor belga Henry Michaux: “No es conveniente viajar con un hombre muerto”. Y, poco después,  nos  adentramos en la historia de un hombre, de un hombre joven. Casi parece un niño, con sus gafas, desorientado en un territorio ajeno y desconocido. 



Asistimos a la historia de un hombre que viaja en tren, que partió desde el mundo civilizado (Cleveland) y se dirige a un miserable pueblo, Machine, perdido en el oeste norteamericano, con el propósito de trabajar como contable en una fábrica metalúrgica. Viste un traje a cuadros y chistera. Su pulcritud contrasta ridículamente con la de los rudos compañeros de viaje.  El maquinista del tren, inexplicablemente, abandona su trabajo y se sienta frente a él, le hace preguntas que le intimidan; paradójicamente, ese trasunto de Caronte, conoce qué habrá de ocurrirle. Ya en la estación de llegada, desciende del tren y camina por las calles de Machine en dirección al lugar de su trabajo. Las calles enlodadas, mugrientas… Los transeúntes de miradas torvas parecen amedrentarle… Todo es sucio allí, repugnante, inmundo…  Una vez en el antro de la fábrica se entera, entre risas, que ha llegado demasiado tarde y el trabajo se le ha encomendado a otra persona. Sin trabajo y sin dinero, deambula por el pueblo encenagado. Conoce a una mujer llamada Thel, que inevitablemente nos recuerda al Libro de Thel del poeta y pintor inglés William Blake. 
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

sábado, 13 de diciembre de 2014

LECTURAS ANTROPOLÓGICAS DEL MITO DE PERSEO Y LA MEDUSA


Tradicionalmente se ha contemplado la figura mitológica de Medusa como símbolo del horror. Ese mito griego, gestado en la noche de los tiempos, ya se mencionaba en la Ilíada y en la Odisea, así como por Hesíodo, en relación al inframundo. Seguramente pertenece a una tradición cultural muy anterior a la Grecia clásica, época de la que proceden las versiones que conocemos, obra de Píndaro, Esquilo y Eurípides y más tarde desarrolladas por Ovidio y Apolodoro. Nos sorprenderá descubrir, a través de diversas lecturas del mito, que oculta un robo, una suplantación: la de una cultura orientalizante muy arcaica, en la que tenían un papel central las figuras de mujeres fuertes, encarnadas por poderosas diosas, sacerdotisas o reinas, como Medusa, por otra cultura helena relativamente más tardía y fuertemente masculinizada, que giraba en torno a los valores guerreros. En ella, el héroe solar Perseo destruye a la poderosa Gorgona, representando y justificando ideológicamente con ello el tránsito entre la vieja y la nueva  tradición, en la que no se admitiría ya más la rivalidad femenina.
PARA LEER MAS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

lunes, 1 de diciembre de 2014

EN HONOR A LA VERDAD

 Por José Losada

NOTA PREVIA: La verdad a la que se refiere el título es la que esconden dentro de sí los refranes que, como el ámbar conserva insectos fosilizados, permiten conocer la realidad de los tiempos pasados. Me serviré de algunos de los que he ido escuchando a lo largo de mi vida. Por esa razón muchos de ellos están gallego y, en mi afán por reproducirlos con el mismo sabor que tenían, doy preferencia a las formas orales propias del sur de la provincia de Lugo que los envolvían antes que a la normativa del idioma. Pido disculpas si alguien considera que es un error. Intentaré explicar el significado de la mayoría porque creo que la traducción no siempre nos traslada todos los matices de estas frases ingeniosas y llenas de intención. Me ofrezco a ampliar las explicaciones a todo el que lo me lo haga saber a través de los comentarios. También agradeceré que los lectores compartan sus experiencias personales conmigo.

 Son conocidas las reprimendas que Don Quijote daba a su escudero por el abuso de los refranes, hasta llegar a decir: “Sesenta mil satanases te lleven a ti y a tus refranes” (Capítulo 43 de la segunda parte). Lo que de verdad molestaba al Caballero de la Triste Figura era la excesiva prodigalidad en su uso, que “se  le fuese la mano” en decirlos. Y como Sancho le replicase que él también los utilizaba, le contestó que los suyos venían como anillo al dedo y no arrastrados por los pelos, como le pasaba a los del  marido de Teresa Panza (Capítulo 67, 2ª parte). En el Capítulo 21 de la primera parte, por el contrario, dice el hidalgo: “no hay refrán que no sea verdadero, porque todos son sentencias sacadas de la mesma experiencia, madre de las ciencias todas”.
PARA LEER MAS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

sábado, 15 de noviembre de 2014

MEDICINA SOLIDARIA Y POPULAR

Una escultura de Cunqueiro contempla la belleza arquitectónica de Mondoñedo 
Por José Losada
En 1959, el escritor Álvaro Cunqueiro escribió una carta a su amigo Francisco Fernández del Riego, uno de los fundadores de la Editorial Galaxia. En ella le anuncia que, acompañando a la misiva, va el original del libro que ha estado escribiendo sobre “esos curadores”, como llama a sus protagonistas. Cunqueiro pedía a su editor mil quinientas pesetas que necesitaba para completar el pago de la matrícula de uno de sus hijos en la Universidad Laboral de Lugo. De lo perentorio de aquella solicitud da idea esta frase: “Debo tenerlas el miércoles por la noche, o el jueves por la mañana, porque el viernes salgo para Lugo para arreglar esto”. El escritor pide ese adelanto por los derechos de autor del nuevo libro que le envía, así como por su novela “Si o vello Silbad volvese ás illas”. Tras avisar a su amigo que, en breve, le llamará por teléfono, termina diciendo: “Estoy cansado, fastidiado, enojado. Nunca se sale de esta rueda”.  La carta está escrita en gallego y me he permitido la licencia de traducirla.

Cunqueiro y Fernández del Riego
Sin embargo, a pesar del patetismo de la situación de Cunqueiro, esta entrada no versa sobre las estrecheces económicas de uno de los más grandes escritores en castellano y gallego del siglo XX. Deseo que haya alcanzado el Parnaso, como sin duda se merecía; más concretamente, la sección galaica del mismo. En un programa que le dedicó Documentos de Radio Nacional, Don Álvaro, que tuvo que someterse en sus últimos días a un régimen dietético más que estricto, explicaba la inmensa añoranza que sentía de comer, al aire libre y rodeado de amigos,  unas sardinas asadas, o un pulpo “á feira”, así que me gustaría que en esa sección, que imagino bastante poblada, no faltasen ni los amigos ni los manjares ni el clima de Mondoñedo a los que él se refería.
PARA LEER MAS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

viernes, 31 de octubre de 2014

IDENTIDAD MORAL Y DIMENSIÓN TEMPORAL EN EL NUEVO CAPITALISMO

Contra la apariencia abstracta y uniforme de la dimensión  temporal, los mecanismos de control social imponen una experiencia del tiempo variable en cada momento histórico. Si con el modelo empresarial vigente durante gran parte del siglo pasado la vida laboral podía construirse a largo plazo, con el nuevo capitalismo el tiempo vital se ha fragmentado a causa de la  precarización de las relaciones laborales, con resultados catastróficos sobre  la identidad de los sujetos.
 Abstract
We think on time as an abstract and uniform dimension but, in fact, we have different social experiences of time in each historical period. While working life could be built in the long term during the last century, since nineties the vital time has been fragmented because of the precariousness of labour  relations, with catastrophic results on the moral identity of individuals.

PARA LEER MAS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

sábado, 25 de octubre de 2014

DE RAYOS Y LAURELES

Por José Losada
En mi infancia conocí de cerca el pánico que provocan las tormentas. Presencié momentos de intensa zozobra en los que vidas y haciendas pendían de un hilo, y preparativos que no comprendía: cerrar puertas y ventanas, guardar cuchillos, apagar luces... La casa quedaba en penumbra mientras en el cielo parecía desarrollarse una batalla en cuyo desenlace no teníamos ninguna intervención. Entonces, solamente el tañer de las campanas de la Capilla de las Reliquias del Convento de Nuestra Señora de la Antigua (también conocido como de la Compañía o de los Escolapios) traía un poco de alivio.

Aunque se trataba de un relicario bastante poblado, eran tres las reliquias a las que se atribuía poder en esos instantes: dos trozos del “lignum crucis” y una espina de la corona del Redentor. Sobrevivieron a los tres saqueos que en 1.809 perpetraron en Monforte de Lemos las tropas napoleónicas  al mando de los generales Ney y Soult. Muestra del aprecio que se tenía a esas preciadas reliquias fue la extremada diligencia en ponerlas a salvo cuando aún se estaba a tiempo. Otras no tuvieron tanta suerte y acabaron rotas, despojadas de los metales preciosos y tiradas por el suelo. 

No lejos de allí, en el Convento de Santa Clara también se exponía una reliquia de la cruz de Cristo con la misma finalidad de ahuyentar la tormenta.
Otros remedios de los que oí hablar (oraciones a Santa Bárbara, encender la vela bendecida el día de la fiesta de las Candelas, quemar laurel bendecido en el Domingo de Ramos e incluso poner pan en una ventana) tenían en común con el anterior el intento de impetrar la protección divina, como si fuese lo único que pudiese detener a los rayos y su poder destructor.
PARA LEER MAS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

jueves, 25 de septiembre de 2014

RITOS Y COSTUMBRES EN "MONDO CANE"(1961)


Durante mucho tiempo asocié  la película Mondo Cane a su tema principal, una de las más bellas melodías que jamás se han escrito para el cine. Hace poco tuve la oportunidad de ver el film, que no tenía demasiada idea de qué podía tratar. Lo que nunca me habría imaginado es que se tratara de una especie de documental antropológico. Indudablemente es una película criticable, imperfecta, ahora ya bastante pasada de moda, aunque en el año de su estreno, 1961, resultara absolutamente rompedora. A pesar de esos defectos, me parece interesante hablar aquí de este controvertido documental por la utilidad que pueda tener el heterogéneo collage de costumbres que recoge para el estudio de la antropología.
 Mondo Cane es un producto sensacionalista que busca provocar en el espectador emociones fuertes, reacciones viscerales, usando para ello imágenes truculentas, macabras o excéntricas, que intentan subvertir la dicotomía entre civilización y salvajismo. La tesis implícita es que el verdadero salvaje es el hombre occidental, o bien que aquellos polos opuestos pueden reducirse a un denominador común, situándolos al mismo nivel. La película usa la ironía con una finalidad crítica. Su deliberada ambigüedad dio pábulo a interpretaciones contradictorias. Mientras que unos la aclamaron como símbolo de una nueva forma de hacer cine- llegó a optar a la Palma de Oro en Cannes-, otros tacharon a su autor de racista, de ofrecer una visión colonialista del mundo basada en la superioridad del hombre blanco o de encarnar una filosofía antihumanista. Lo que en realidad pretendía Mondo Cane era situar al hombre, como un animal más, en el conjunto de la naturaleza, relativizando su importancia. Por otro lado la película se burlaba descaradamente del etnocentrismo occidental, desmintiendo la supuesta racionalidad de la conducta del hombre blanco y el alto valor que atribuye a su tecnología. En un momento en que la ecología todavía no estaba tan de moda, denunciaba el peligro de los experimentos nucleares para el equilibrio del medio ambiente, al igual que la ridícula utilidad de determinadas prácticas e inventos humanos procedentes de todos los rincones del mundo. La película rastrea costumbres atávicas e irracionales tanto en el ámbito euroamericano como entre los habitantes de las antípodas. Unos y otros aparecen por igual como seres ridículos, extraños o violentos. Ninguna ventaja concede en esto a los supuestos civilizados sobre los indígenas. Sólo reserva una mirada empática para los primitivos Goroka de Nueva Guinea, pero la visión que ofrece de ellos constituye una actualización del mito roussoniano del buen salvaje, una lectura romántica del estado de naturaleza.

PARA LEER MAS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

miércoles, 3 de septiembre de 2014

ABEJAS QUE VIENEN DE LA LUNA

Por JOSÉ LOSADA

La Santa Compaña, con su innegable fuerza expresiva, sirvió como instrumento para que Castelao hiciese un resumen de la historia de Galicia en su discurso “Alba de Groria”, al que se ha dedicado una entrada en este mismo blog ( http://anthropotopia.blogspot.com.es/2014/07/alba-de-gloriahistoria-y-cultura-gallega.html)

Castelao

En eso Castelao no fue un innovador, sino que siguió una línea que puede rastrearse a lo largo de la historia de la literatura gallega. Así, Manuel Curros Enríquez da comienzo a su obra “O divino sainete”, publicada en 1888, tropezándose en una fría noche del invierno madrileño con la espectral procesión. En ella encuentra al poeta Añón, fallecido diez años antes, con el que inicia un largo viaje que les lleva a presencia del Santo Padre, de cuyas promesas no parecen fiarse mucho ambos literatos. Ocho años atrás Curros Enríquez había publicado “Aires d’a miña terra”. Precisamente en uno de sus poemas aparecía la expresión que sirvió de título al célebre discurso de Castelao.  Pero aquella obra no fue bien recibida en los ambientes eclesiásticos, hasta el punto de que, a instancias del obispado de Ourense (se omite deliberadamente citar el nombre del prelado, que no está a la altura del poeta), Curros fue condenado en primera instancia  a dos años, cuatro meses y un dia de prisión, y a una multa de doscientas cincuenta pesetas por un delito contra el libre ejercicio  de la religión, aunque posteriormente fue absuelto por la Audiencia Territorial de A Coruña. En la red se encuentra disponible el libro “O proceso penal a Curros Enríquez” que recoge, además de un estudio introductorio sobre la legislación y jurisprudencia aplicable, la denuncia, las sentencias de ambas instancias y, sobre todo, los brillantes alegatos de la defensa, de los que merece destacarse el del recurso de apelación, debido al letrado señor Puga y Blanco (celanovense, lo mismo que su defendido), notable ejemplo de oratoria forense y de la defensa de la libertad de expresión. 
PARA LEER MAS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

domingo, 17 de agosto de 2014

DOSCIENTOS HADZA. SUPERVIVENCIA Y EVOLUCIÓN

Los Hadza de Tanzania son un grupo humano verdaderamente extraordinario. Son, probablemente, los portadores del genoma mitocondrial más antiguo y hablan una de las primeras lenguas de la especie humana, que actualmente carece de parentesco con ninguna otra. La comunidad Hadza está integrada por 1000 individuos, de los cuales solo una quinta parte ha mantenido casi intacto su tradicional estilo de vida nómada como cazadores-recolectores. Por todo ello, atesoran una valiosa información para trazar la línea que los une con nuestros ancestros en Africa Oriental, la “Cuna de la Humanidad”.

PARA LEER MAS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

miércoles, 6 de agosto de 2014

GEREWOL, EL FESTIVAL DEL AMOR EN EL SAHEL. Belleza, poder y ritual entre los WooDaBe de Níger

Probablemente habréis visto alguna imagen de los hombres WoDaaBe en el festival Gerewol, llamativamente maquillados y vestidos y haciendo muecas extravagantes. No es fácil, a primera vista, adivinar el significado de esa mascarada: ¿travestismo en el desierto?, ¿un ritual para equilibrar el poder masculino con el femenino?, ¿una burla de la pasión femenina por los afeites y las ropas vistosas? La información periodística tiende a explicar el Gerewol como si fuese la elección de “Mister Sahara” en un concurso de belleza masculina, decidido por tres hermosísimas juezas y en el que el premio es el amor de la más guapa. Algo así como el juicio de Paris pero al revés. Esa es una interpretación que cuadra bastante bien con nuestros esquemas mentales, aunque no tanto con los suyos. Como siempre, cualquier costumbre en una cultura es solidaria con el conjunto total de sus creencias, de manera que es preciso examinar el estilo de vida de este pueblo para desentrañar qué papel desempeña para ellos esta extraordinaria tradición. Para empezar a ilustrar la entrada, podéis ver una corta pero muy reveladora secuencia del Gerewol, desde el minuto 40.45, en Planeta Humano, un estupendo documental de la BBC: http://www.dailymotion.com/video/xw8ue1_xplora-planeta-humano-02-desiertos_shortfilms 
Un hombre WoDaaBe, con su belleza andrógina
PARA LEER MAS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

viernes, 25 de julio de 2014

ALBA DE GLORIA.Historia y cultura gallega

 Por José Losada
El 25 de julio de 1948, Alfonso Daniel Rodríguez Castelao pronunció en el Teatro Argentino de Buenos Aires el discurso “Alba de Groria”. Es la obra de un exiliado que, desvanecidas las expectativas de que tras la victoria aliada en la II Guerra Mundial el régimen del general Franco siguiese  el mismo destino de sus compañeros de viaje, Hitler y Mussolini, pensaba que, acaso, no volvería a ver su amada tierra gallega (tenía razón, pues falleció apenas dos años después, en 1950). Sin embargo, sin dejarse vencer por la desesperanza, consciente del valor de su ejemplo para sus compatriotas, elabora una pieza oratoria extraordinaria, una especie de cápsula del tiempo que sirve para que las generaciones futuras conozcan su remoto país, una botella con mensaje que, desde el lejano momento de su lanzamiento a los mares de la historia, no ha dejado de navegar y extender por todos los confines el inmenso amor que este pintor, humorista, dramaturgo, pensador y político sentía por su tierra.
PARA LEER MAS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

sábado, 12 de julio de 2014

LA TRAGEDIA DE ISHI, EL ÚLTIMO NATIVO LIBRE DE CALIFORNIA

En 1911 fue capturado un indígena a las afueras de uno de los pueblos californianos de la fiebre del oro. Aparentemente era el último de su tribu y se negó a revelar su nombre. El antropólogo Alfred Kroeber se hizo cargo de aquel indio perdido y sólo con un gran esfuerzo pudo comunicarse con él. Lo llamó Ishi, que en la lengua de su tribu, los Yahi, quería decir “hombre”. Siguiendo la moda de los zoos humanos, Kroeber incorporó a Ishi al Museo de Antropología de San Francisco como su principal atracción, aunque también existió una entrañable amistad entre el antropólogo y el indio. Vamos a relatar aquí algunos pormenores de la asombrosa historia de Ishi, el último nativo libre de California, y del exterminio de sus tribus originarias a causa de la quimera del oro.

PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN PARA LEER MÁS

lunes, 7 de julio de 2014

MIRADAS DESDE EL PASADO. LAS TERRACOTAS DEL GALMA


Hoy he descubierto un tipo de arte africano cuya apariencia me ha parecido tan sorprendente como sugestiva, y he pensado en hacer una pequeña entrada para compartir aquí las extraordinarias imágenes de estas terracotas nigerianas del Galma.


 El arqueólogo y galerista Ángel Martín presentó en Madrid, en mayo de este año, un conjunto de 39 terracotas representativas de un estilo artístico inédito. Se desarrolló en el norte de Nigeria, en terrenos próximos al río Galma, un afluente del Kaduna. Posiblemente se trató de un reino independiente, con una cultura propia y distinta de las vecinas Sokotó, Katsina y Nok. Su mayor actividad data de los siglos I a V de nuestra era, una época de esplendor a la que pertenecen estas maravillosas esculturas en barro, que tienen una identidad personalísima. 


Casi todas son masculinas y están hechas con un núcleo de arcilla poco trabajado, recubierto de otras dos capas más finas. Sus rasgos son esquemáticos pero realistas. Resultan perfectamente identificables las cejas, las pestañas y las uñas. Las narices son anchas y aplastadas. Generalmente se trata de cabezas rapadas, aunque a veces llevan trenzas en la parte posterior o incluso un rodete plano sobre la cabeza. Una figura muy curiosa lleva barba trenzada. 
PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN PARA LEER MÁS

martes, 17 de junio de 2014

ALFRED Y THEODORA KROEBER

Alfred Kroeber (1876-1960) fue uno de los más destacados antropólogos americanos, el heredero directo de Franz Boas, a quien sustituyó como “decano de la Antropología americana” a la muerte de éste en 1942. Kroeber era descendiente de inmigrantes alemanes de clase media-alta, lo que tuvo un fuerte reflejo en su educación a la europea y en su formación erudita. En sus tiempos de estudiante, la antropología no existía como disciplina académica diferenciada. Alfred cursó estudios de Lengua y Literatura inglesas en el Columbia College y, trabajando como ayudante en la Universidad de Columbia, asistió a los seminarios sobre Lingüística impartidos por Boas en el recién inaugurado Departamento de Antropología. Ello le permitió descubrir su verdadera vocación. Su trabajo etnográfico inicial consistió en recopilar los cuentos populares de los esquimales. En 1901 obtuvo el primer doctorado en Antropología por la Universidad de Columbia (el segundo en EEUU), con una tesis sobre el simbolismo de los motivos ornamentales de los indios arapahoes de Montana. Por encargo de Boas, ese mismo año puso en marcha el Departamento de Antropología de la Universidad de California en Berkeley, donde fue profesor hasta su jubilación en 1947, al cumplir 70 años.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

sábado, 7 de junio de 2014

WILDER MANN: EL HOMBRE SALVAJE EUROPEO

Babugeri,  un hombre salvaje de Bulgaria


Tendemos a pensar en el salvaje como una figura que apareció en nuestro imaginario colectivo a   raiz del contacto de Occidente con otros pueblos, fundamentalmente tras el descubrimiento del Nuevo Mundo. Sin embargo, los estudios del antropólogo mexicano Roger Bartra sobre el mito del salvaje muestran que se trata de un arquetipo con un profundísimo calado histórico. En realidad, la identidad cultural de Grecia, Roma, el mundo cristiano medieval y el Renacimiento pudo definirse gracias a que existía un Otro imaginario, el Salvaje, que servía de referente negativo al hombre civilizado, como un espejo deformante en que este podía mirarse y reconocerse como miembro de su propia sociedad. Bartra evidencia que toda fase del progreso cultural y político en Occidente ha tenido un contrapunto salvaje, que moraba en las fronteras de la civilidad. Esa figura especular del salvaje se ha mantenido inalterable en sus rasgos básicos a lo largo de milenios, mientras que otras de sus características se han ido adaptando a los sucesivos cambios. Esa  identidad sustancial es lo que mantiene vigente la función del mito del salvaje como polo opuesto al hombre civilizado. Nos vamos a ocupar aquí de un momento concreto en esa larguísima trayectoria mítica, el de Wilder Mann, el hombre salvaje de los bosques europeos, examinando los antecedentes históricos que desembocaron en esa figura y profundizando en su increíble pervivencia hasta nuestros días.
1. Los primeros salvajes europeos
Es importante advertir desde el principio que los salvajes descritos por la tradición no se referían a seres reales sino a personajes inventados, creados por la mentalidad popular, que los situaba más allá de los lugares habitados por los hombres. El salvaje ha adoptado a lo largo de la historia una tipología muy variada: los seres mitológicos híbridos, mitad hombre, mitad animal, los anacoretas del desierto y el homo sylvestris medieval, pero también monstruos como Frankenstein, las brujas, las mujeres barbudas y la mujer pantera, o superhéroes oscuros por su naturaleza dual, como Spiderman. Todos ellos, a pesar de sus evidentes diferencias, comparten múltiples elementos comunes: se trata de seres inquietantes, asociales, a medio camino entre el hombre y la bestia y, por ende, inclasificables. Algunos de sus aspectos tenían una consideración  positiva, como sus poderes naturales, mientras que otros constituían una amenaza directa contra el orden establecido.
Hércules vence a un centauro
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

miércoles, 7 de mayo de 2014

COLONIALISMO Y POST-COLONIALISMO EN TORNO A LA NOVELA JANE EYRE

Jane Eyre es una obra literaria fascinante, a la vez genial y extraña. Pero no convocamos aquí a esta célebre novela decimonónica para discutir sus méritos artísticos sino como testigo del contexto colonial en el cual fue escrita: Jamaica, Madeira y la India son, además de Inglaterra, las localizaciones a las que se refiere el relato, en cuyo desarrollo tienen una trascendental influencia. No solo son fuentes de riqueza o de poder para sus personajes sino que Charlotte Brontë diseñó la biografía de Jane Eyre, en gran medida, en contraste con la de Bertha Mason, la loca y degenerada criolla encerrada en el desván de Thornfield Hall. Podemos plantearnos si esa relación guarda algún paralelismo con la forma de actuación del imperio colonial británico, que explotó y arrinconó socialmente a los nativos de los territorios de ultramar, justificando tal dominio por sus costumbres degradadas y su inferioridad racial. Vamos a explorar aquí las posibilidades de ese extraordinario relato desde la perspectiva menos habitual para su estudio, la del colonialismo y postcolonialismo.
 1. Jane Eyre, heroína burguesa
La parte principal de la narración se desarrolla al norte de Inglaterra, en el segundo cuarto del siglo XIX, un período de fuertes convulsiones sociales: la revolución industrial, el ascenso de la burguesía al poder, el cambio en las colonias de un sistema esclavista al de mano de obra libre…Charlotte Brontë (1816-1855) vivía con sus geniales hermanas Anne y Emily- autora de Cumbres borrascosas-, leyendo vorazmente y construyendo reinos de ficción en la pequeña rectoría que tenía encomendada su padre, en el condado de Yorkshire. 

Cuatro obras clave de la literatura inglesa del siglo XIX
A pesar de su aislamiento, Charlotte parecía tener las antenas bien alerta para captar todas aquellas tensiones sociales y económicas que, después del fin del Antiguo Régimen, estaban dando lugar a un modo de vida inédito. Con solo 31 años, consiguió plasmarlas en el argumento de su obra maestra, una autobiografía imaginaria pero con múltiples similitudes con su propia vida, que publicó con gran éxito y no menor escándalo en 1847. Lo que más irritó al conservador público victoriano fue la rebeldía de la protagonista, que no se dejó doblegar por el estricto sistema educativo de Lowood, un típico internado británico para huérfanas. Aquella joven insignificante, sin riquezas ni prosapia social, se atrevía a medirse en pie de igualdad con los hombres, a oponerles sus condiciones y a decidir por sí misma su camino en la vida.
La primera generación de feministas leyó el texto, precisamente, como una defensa de los derechos de la mujer contra la opresión de la sociedad patriarcal. “Si usted me considerase como el equivalente de una de esas hermosas de los harenes (…) Me prepararía para ser misionera o iría a predicar la abolición de la esclavitud, incluida la de las esclavas de su harén. Me introduciría en él y las amotinaría”. La novela está llena de soflamas de este tipo, que recuerdan la Vindicación de los derechos de la mujer (1792) de Mary Wollstonecraft.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

lunes, 28 de abril de 2014

BREVE EXPOSICIÓN DE *LA TUMBA DEL FILÓSOFO*



  1.- Ludwig Wittgenstein.


   La tumba del filósofo, de Joaquín Jareño Alarcón fue la obra ganadora del de la XIV edición del Premio de Ensayo Miguel de Unamuno del Ayuntamiento de Bilbao en 2012.

   La obra es una biografía atípica de Ludwig Wittgenstein, ya que las biografías, en general, suelen transitar por la biología y la historia del personaje biografiado, así como por sus hitos creativos. En el caso de La tumba del filósofo, su autor ha tratado de encontrar las claves para reconstruir las ideas de Wittgenstein sobre ética, religión y sentido de la vida, ya que, por una parte encontramos en sus escritos referencias constantes a Dios y hay testimonios que relatan que su lectura del Evangelio era bastante frecuente, pero,  por la otra,  su razón le impide abandonarse a un tipo de sentimiento que no puede ser reducido a las leyes de la lógica.

   Ludwig Wittgenstein, nacido en Viena en 1889 es un filósofo de trayectoria peculiar, que publicó en vida tan sólo dos obras:1) el Tractatus Logico – Philosophicus, en 1921 en alemán y después de superar bastantes dificultades para ello, y contar con los buenos oficios de Bertrand Russell, en inglés en 1922. 2) Wortebuch für Volsschulen en 1926,  un diccionario para escuelas primarias hecho  a partir de su experiencia pedagógica en la Baja Austria entre 1920 y 1926 ( http://laperla-whynot.blogspot.com.es/2014/04/la-experiencia-pedagogica-de.html). El Tractatus es una obra que, pese a su brevedad, hace un completo recorrido por la metafísica, la lógica, matemáticas y ciencia, para acabar disolviendo desde dentro la ética y la estética. Su objetivo no era establecer un sistema sino construir una escalera que  lo condujese a un punto desde el que poder contemplar el mundo desde la perspectiva de la totalidad, desde una perspectiva sub especie aeternitatis. En ese punto nos insta a tirar la escalera; la actividad filosófica acaba con la Filosofía.

   Sin embargo, cuando Wittgenstein envía el manuscrito de la obra a von Ficker para intentar su publicación, lo acompaña de una carta fechada el 20 de octubre de 1919 en la que dice:

   (…)”El sentido del libro es un trabajo sobre moral:…quise escribir  que mi trabajo consiste en dos partes: una la presentada aquí, y la otra la que no he escrito. Y es precisamente esta segunda parte la importante. Por así decirlo, la parte ética se verá restringida en mi libro desde dentro, y estoy convencido de que en sentido estricto sólo puede ser limitada de esa forma”.(Citado en La tumba de filósofo, pág.149).
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

viernes, 25 de abril de 2014

FRAY ROSENDO SALVADO, DEFENSOR DE LOS DERECHOS DE LOS ABORÍGENES AUSTRALIANOS


Este año se cumple el segundo centenario de nacimiento de Fray Rosendo Salvado, un misionero gallego que, en las lejanas tierras australianas, dedicó su vida a defender la dignidad de los aborígenes. Es conocido, sobre todo, por ser quien introdujo el eucalipto en Galicia. Pero en su labor evangelizadora estuvo siempre muy presente una visión antropológica que merece la pena recordar aquí.
El conflicto entre nomadismo y propiedad privada
Lucas José Rosendo Salvado Rotea nació en Tui (Pontevedra), en 1814. Muy joven ingresó como monje benedictino en Santiago de Compostela, y aprovechó su estancia intramuros para obtener una gran preparación musical como organista. Sin embargo, le tocó vivir en su juventud una época de fuertes cambios sociales. Debido a la desamortización de Mendizábal, fue exclaustrado en 1835. Al no poder ordenarse sacerdote, marchó a un convento a Nápoles. Allí lo reclutaron como misionero para Australia occidental. Después de un periodo previo de formación, partió para esa región en 1845. La travesía circunnavegando África duró más de 3 meses. El pequeño grupo de misioneros desembarcó en la capital de la región, Perth. 
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

martes, 22 de abril de 2014

FRANZ BOAS Y LEWIS W.HINE: ANTROPOLOGÍA Y SOCIOLOGÍA AL SERVICIO DE LA HUMANIDAD


¿Qué tienen en común Franz Boas, padre de la Antropología cultural americana, y Lewis W. Hine, autor de algunas de las fotos más icónicas del siglo XX? En un momento en el que las disciplinas sociales no contaban con límites rígidamente definidos, ambos coincidieron, en los primeros años de la pasada centuria, en proyectos paralelos en los que emplearon todo su talento y esfuerzo en el combate definitivo contra el racismo y las condiciones inhumanas impuestas a los inmigrantes. Su punto geográfico de convergencia fue la Isla de Ellis, a las puertas de la nueva Tierra Prometida, a sólo 1.6 km de la Estatua de la Libertad.
1. Racismo y etnocentrismo
Todo grupo humano sufre la tentación del sociocentrismo, la tendencia a sentirse no solo distintos sino también superiores a los otros. Podemos comprobarlo fácilmente en cada cultura, lugar y época histórica. Los griegos y los romanos llamaban bárbaros a los pueblos que no hablaban su lengua ni practicaban sus costumbres sociales, políticas y culturales. Los judíos se definen como el pueblo elegido por Yaveh, en contraposición a los gentiles. Los cristianos, a su vez, construyeron su identidad cultural contra los infieles. Y hasta existe un relato africano según el cual, cuando un dios ordenó a los humanos llevar a cabo una empresa muy arriesgada, algunos se pusieron blancos de miedo y así se quedaron para siempre. Pero el etnocentrismo degenera fácilmente en megalomanía. En el siglo XVI el filósofo Jean Bodin pretendió haber demostrado matemáticamente que los planetas ejercían una influencia más favorable sobre Francia que sobre los restantes países. Para él, los astros señalaban a Francia el camino hacia el dominio del mundo, en plena era de los grandes descubrimientos. 
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN    

miércoles, 2 de abril de 2014

ANTROPOLOGÍA Y PSICOLOGÍA EN LOS AMULETOS. Reflexiones en torno al retrato del príncipe Felipe Próspero de Velázquez


El pasado invierno pudo verse en el Museo del Prado una exposición sobre “Velázquez y la familia de Felipe IV”, centrada en el retrato cortesano español en el período 1650-1680. Una de las últimas pinturas de esa serie, que llevó a cabo Velázquez un año antes de su muerte, era la del príncipe Felipe Próspero (1659). 

Lo asombroso del cuadro para mí, más allá de la maestría técnica y la capacidad de penetración psicológica del genial pintor sevillano, fue descubrir que el pequeño infante real llevaba su primoroso vestido cubierto de amuletos: higas, campanitas, bolas, cuernos… ¿Qué sentido podían tener esos objetos un tanto tribales sobre el cuerpo del heredero de la cristianísima monarquía española? Aquí se ofrecen algunas pistas en un breve estudio sobre el significado psicológico y antropológico de amuletos y talismanes.

Los peligros de la infancia

Hasta el siglo XX la mortalidad infantil fue elevadísima por la pobreza y la falta de higiene. El primer año de vida era el más crítico para la supervivencia de los niños. Se calcula que, en tiempos del Imperio Romano, la mortalidad antes de cumplir un año alcanzaba el 36 por ciento, en un entorno en el que la esperanza de vida promedio era solo de 21 años. Pero si el niño llegaba a cumplir 10 años, la expectativa de supervivencia se elevaba hasta los 44. Y ese desolador panorama permaneció sin cambios hasta las sustanciales mejoras higiénicas, alimenticias y médicas producidas en el siglo XIX, gracias al avance de la ciencia. Por ello no debería extrañarnos que, desde la antigüedad, se atribuyera un valor mágico a algunos objetos para intentar librar a los niños del peligro extremo de fallecer a corta edad. 
Bulla etrusca con un Ícaro
Los romanos colgaban alrededor del cuello de los niños varones la “bulla”, un medallón que llevaba dentro un amuleto para protegerlos contra los espíritus malignos. Se trataba de un verdadero acto ritual, que tenía lugar a los 9 días del nacimiento. La bulla podía tener forma redonda o de corazón,  y se hacía de plomo recubierto de oro para los más ricos,  mientras que las clases bajas llevaban un simple saquito de tela. Y es que, como sucedió con la momificación en Egipto, esta costumbre, inicialmente  reservada para las élites dominantes, acabó generalizándose a toda la población. Los romanos lucían la bulla y la toga praetexta, signos externos de la juventud, hasta los 16-18 años, momento en que los nacidos libres eran reconocidos como ciudadanos romanos. Entonces pasaban a llevar la toga viril y consagraban su bulla a los dioses lares o a Hércules. Eventualmente  podían volver  a usarla en grandes ceremonias militares, como medio de protección contra la envidia de los enemigos.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

MARINA ABRAMOVIC Y EL OSCURO PSIQUISMO HUMANO.

Marina Abramovic (Belgrado, 1946) es una artista serbia que en los últimos tiempos ha estado muy en boga por la ópera dedicada a su figura en el Teatro Real, “Vida y muerte de Marina Abramovic”, dirigida por el polémico Gerard Mortier. Como contaba sobre ella un interesante artículo en el cultural Blanco y Negro, su notoriedad le viene de sus rompedores espectáculos, en los que intenta  convocar los fantasmas  del psiquismo  más oscuro del ser humano. En 1974, cuando Stanley Milgram* se encontraba realizando sus famosos experimentos sobre ética colectiva, Abramovic llevó a cabo una performance en Nápoles con el título Ritmo 0. Durante las seis horas del espectáculo, la artista permaneció inmóvil, rodeada de numerosos objetos, entre ellos cadenas, látigos, plumas, rosas…exhibiéndose ella misma como una cosa ante el público, a quien autorizó a actuar  con plena libertad. 
Lo que sucedió es imaginable: la desnudaron, la arañaron, le dibujaron grafittis, le colgaron cadenas…En definitiva, la dejaron maltrecha y después se marcharon del lugar “de autos” a toda velocidad. La reflexión de la artista acerca de esa actitud es que  no pudieron soportar su presencia como persona, después de todo lo que le habían hecho como objeto. He descubierto una palabra nueva de origen griego, anasyrma, que resulta aplicable a esas actuaciones de la artista: el desnudo no con fines eróticos ni exhibicionistas sino como rito religioso o como gesto de provocación. En este caso, como medio de sacar a la luz y explorar las reacciones humanas.

sábado, 29 de marzo de 2014

SOROLLA ETNOGRÁFICO

Los paneles que componen Visión de España, pintados por Joaquín Sorolla para la Hispanic Society norteamericana entre 1913 y 1919, son tan conocidos que no necesitan ninguna presentación. Quizás es menos sabido que tan magistral trabajo pictórico vino respaldado por una genuina preocupación etnográfica por parte del pintor, que ya había abordado la temática costumbrista española en muchas de sus obras anteriores. Vamos a reflexionar aquí sobre el alcance de la mirada etnográfica en uno de nuestros artistas más universales.

 La pintura regionalista 
Se ha llamado con ese nombre a una corriente en la pintura moderna que se planteó como una alternativa a la revolución impresionista. El regionalismo así entendido se centraba en el estudio e interpretación pictórica de las identidades regionales, y tuvo un gran auge entre 1890 y 1939. Encontramos representantes de esta tendencia artística en Francia, Alemania, Estados Unidos y Suecia. En España las figuras más destacadas fueron Ignacio Zuloaga y Sorolla. La ideología que se hallaba en la base del regionalismo pictórico era la necesidad de preservar las esencias nacionales, entendidas como un depósito de valores eternos. En el contexto de la crisis política, económica y espiritual de 1898, la pintura costumbrista se vio en España como una forma más de contribuir a entender y mejorar la angustiosa situación. En realidad, era una respuesta desde el mundo del arte a las mismas preocupaciones intelectuales que atormentaban a noventayochistas como Unamuno o Azorín. En línea con el Romanticismo, lo que los regionalistas buscaban era explorar el folklore hispano que todavía pervivía en el mundo rural. Pero a ello se añadió una finalidad regeneradora, como la que defendía la Institución Libre de Enseñanza. Por tanto, no es de extrañar que Francisco Giner de los Ríos aconsejara a Sorolla que abriera bien los ojos para penetrar en las grandezas morales y materiales de un pueblo todavía en formación, como era el español. 
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

miércoles, 12 de marzo de 2014

SHIRIN NESHAT: EXPLORANDO LAS IDENTIDADES CULTURALES

Hasta ahora nos habíamos planteado en este blog el trabajo de fotógrafos como Jimmy Nelson o Sebastiao Salgado como parte de una etnografía de salvamento, dirigida al rescate de imágenes del modo de vida de tribus perdidas, en riesgo de pronta desaparición por el rápido avance del modo de vida occidental. Pero, como sucedía con la poesía de Elizabeth Bishop, también podemos preguntarnos si la fotografía, además de un arte, puede ser un medio válido para la reflexión etnográfica. Shirin Neshat es una artista iraní que vive en el gozne entre la cultura norteamericana y la de Oriente Medio. Ha utilizado la imagen como vehículo para suscitar cuestiones radicales en torno a las identidades culturales en conflicto entre esos dos mundos, problemática que pienso que tiene mucho que ver con el trabajo de la Antropología.
El exilio interior como forma de vida
Shirin Neshat nació en Qazvin, Irán, el 26 de marzo de 1957, en el seno de una familia culta y acomodada.  El sha Mohammad Reza Pahlevi era un gran admirador de los valores occidentales, de manera que el país vivió durante su égida un período de apertura. Ello hizo posible que Shirin adquiriese una gran preparación académica, primero en Teherán y, desde 1974, en Estados Unidos, a donde marchó cuando tenía 17 años. Estudió arte en Los Ángeles, en San Francisco y en la Universidad de California en Berkeley. En esta etapa americana Shirin tuvo que realizar un gran esfuerzo de adaptación a un sistema social y cultural muy diferente, del que considera que la democracia y la libertad de expresión son sus valores más deseables.
Al finalizar sus estudios Shirin contrajo matrimonio con Kiong Park, el conservador de una galería de arte experimental sin ánimo de lucro, denominada Storefront for Art and Architecture. En el contexto de ese proyecto, durante 10 años Shirin forjó sus ideas acerca del arte y la cultura gracias a sus colaboraciones con artistas, críticos, arquitectos, científicos y filósofos, sentando las bases para su posterior estilo y metodología de trabajo. En realidad, aunque no se conserve que ninguna obra artística de dicha época de formación, al haberlas destruido la autora, ese largo período de incubación de ideas resultó tan decisivo para su carrera que  sólo necesitó el retorno a su país para que, como un potente catalizador, cristalizaran en obras de arte los principios de su personalísimo quehacer intelectual. Así, en 1990, con 32 años regresó a Irán, donde encontró un panorama muy diferente al que había conocido siendo adolescente. La Revolución Islámica llevó al poder al ayatolá Jomeini en 1979. La economía del país había sufrido un fuerte retroceso, tanto por el  sistema de gobierno  teocrático como por las consecuencias de la larga guerra con Irak. Para Shirin ese reencuentro con su raíces supuso una auténtica conmoción, un sentimiento ambivalente de fascinación por la riqueza cultural de Oriente pero, igualmente, de terror por la situación en que encontró a las mujeres. Trasladó su intensa experiencia emocional a las series fotográficas Unveiling (1993) y Women of Allah (1993-1997). En tales obras están ya perfectamente definidos sus temas de reflexión y su lenguaje artístico, con los que expresa su permanente  nomadismo vital. Shirin retorna regularmente a Irán para alimentar esa fuente de inspiración, que le ha permitido  producir una obra verdaderamente impresionante.
PARA LEER MÁS, HACER CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

Seguir por em@il