Seguidores

lunes, 30 de diciembre de 2013

ANTES DE QUE DESAPAREZCAN: LA FOTOGRAFÍA ETNOGRÁFICA DE JIMMY NELSON (II). AFRICA

La rapidez con la que desaparece la diversidad cultural bajo el empuje de la civilización occidental ha dado lugar a continuos trabajos de salvamento antropológico. Desde el apasionado proyecto The Vanishing Race del genial fotógrafo norteamericano Edward S. Curtis (1868-1952) para rescatar las imágenes de las tribus indias, pasando por José Ortiz Echagüe y sus fotografías de los pueblos más típicos de España y del norte de África, Sebastiao Salgado y su Génesis ( http://anthropotopia.blogspot.com.es/2014/02/sebastiao-salgado-genesis.html ),hasta el fotógrafo inglés Jimmy Nelson, nacido en 1967, de quien he tenido noticias gracias a nuestro colaborador José Biedma.
Jimmy Nelson con las Himba
Lévi-Strauss público en 1955 un título esencial, Tristes Tropiques, que Susan Sontag calificó como una de las grandes grandes obras del siglo XX. No en balde la obra se llamó en inglés A World on the Vane, “un mundo en desaparición”. Con su lúcida mirada Lévi- Strauss lanza un lamento elegíaco por el Nuevo Mundo perdido a causa del impacto del desarrollismo sobre el medio ambiente. Los viajes y el turismo han hecho al mundo encogerse hasta dar lugar a una “monocultura”, según el estructuralista francés. Aunque la tesis pueda ser discutible, lo cierto es que la nostalgia por esos reductos de culturas supuestamente prístinas ha motivado excelentes trabajos de recuperación de la memoria de la humanidad.
El último ejemplo es el brillante programa Before they Pass Away. Como ya hiciera Edward S. Curtis con la edición de lujo de sus fotografías en sepia en The North American Indian (podéis consultar este enlace: http://anthropotopia.blogspot.com.es/2013/09/edward-s-curtis-fotografia-y-etnografia.html ), Jimmy Nelson ha publicado un precioso libro de 464 páginas que cubre 29 tribus de todo el mundo en trance de desaparecer, cuyo contenido me he propuesto compartir aquí,  dividendo el trabajo en tres partes. Comenzamos el viaje alrededor del mundo con Eurasia y América (http://anthropotopia.blogspot.com.es/2013/12/antes-de-que-desaparezcan-la-fotografia.html ), seguimos ahora con África y pasaremos después a  la fascinante Oceanía (http://anthropotopia.blogspot.com.es/2014/01/antes-de-que-desaparezcan-la-fotografia.html aquí tenéis ya el enlace) . Los textos que acompañan las fotos son traducción y resumen de los que aparecen en el libro y que podéis leer en inglés en el siguiente link: http://www.beforethey.com/. No os perdáis el vídeo musical al final.
 
  1. LOS MURSI DE ETIOPÍA
 Los Mursi son una tribu nómada de 4000 miembros, que vive en las tierras bajas del Valle del Gran Rift, en el suroeste de Etiopía, cerca de la frontera con Kenia. La extrema sequía que se ha abatido sobre este territorio hace muy difícil a los Mursi mantener sus medios de vida tradicionales: la agricultura (maíz), la recogida de miel salvaje y el pastoreo. Sólo en casos excepcionales cazan animales salvajes pero el cerramiento de los parques nacionales con verjas restringe el acceso a sus territorios históricos, amenazando su subsistencia. Su economía se basaba en el trueque y en las posesiones compartidas, pero también el turismo ha alterado esas bases, al introducir la moneda en el sistema a cambio de tomarles fotografías. Este pueblo, con fama de primitivo, siempre ha mostrado una gran agresividad frente a los extraños. Los guerreros Mursi llevan el torso tatuado con escarificaciones en forma de herradura pero, mientras que en los hombres se extienden al brazo derecho, en las mujeres se proyectan hacia el izquierdo. Los campeones, además, llevan marcados también los muslos. Son famosos por la lucha con palos, la donga.

domingo, 15 de diciembre de 2013

ANTES DE QUE DESAPAREZCAN: LA FOTOGRAFÍA ETNOGRÁFICA DE JIMMY NELSON (I). EURASIA Y AMÉRICA


La rapidez con la que desaparece la diversidad cultural bajo el empuje de la civilización occidental ha dado lugar a continuos trabajos de salvamento antropológico. Desde el apasionado proyecto The Vanishing Race del genial fotógrafo norteamericano Edward S. Curtis (1868-1952) para rescatar las imágenes de las tribus indias, pasando por José Ortiz Echagüe y sus fotografías de los pueblos más típicos de España y del norte de África, Sebastiao Salgado y su Génesis ( http://anthropotopia.blogspot.com.es/2014/02/sebastiao-salgado-genesis.html), hasta el fotógrafo inglés Jimmy Nelson, nacido en 1967, de quien he tenido noticias gracias a nuestro colaborador José Biedma.
Lévi-Strauss público en 1955 un título esencial, Tristes Tropiques, que Susan Sontag calificó como una de las grandes grandes obras del siglo XX. No en balde la obra se llamó en inglés A World on the Vane, “un mundo en desaparición”. Con su lúcida mirada Lévi- Strauss lanza un lamento elegíaco por el Nuevo Mundo perdido a causa del impacto del desarrollismo sobre el medio ambiente. Los viajes y el turismo han hecho al mundo encogerse hasta dar lugar a una “monocultura”, según el estructuralista francés. Aunque la tesis pueda ser discutible, lo cierto es que la nostalgia por esos reductos de culturas supuestamente prístinas ha motivado excelentes trabajos de recuperación de la memoria de la humanidad.
El último ejemplo es el brillante programa Before they Pass Away. Como ya hiciera Edward S. Curtis con la edición de lujo de sus fotografías en sepia en The North American Indian (podéis consultar este enlace: http://anthropotopia.blogspot.com.es/2013/09/edward-s-curtis-fotografia-y-etnografia.html ), Jimmy Nelson ha publicado un precioso libro de 464 páginas que cubre 29 tribus de todo el mundo en trance de desaparecer, cuyo contenido me he propuesto compartir aquí,  dividendo el trabajo en tres partes. Comenzaremos el viaje alrededor del mundo con nuestro entorno geográfico y cultural más próximo, para lanzarnos después a África ( tenéis aquí el link http://anthropotopia.blogspot.com.es/2013/12/antes-de-que-desaparezcan-la-fotografia_30.html )  y Oceanía ( http://anthropotopia.blogspot.com.es/2014/01/antes-de-que-desaparezcan-la-fotografia.html )  . Los textos que acompañan las fotos son traducción y resumen de los que aparecen en el libro y que podéis leer en inglés en el siguiente link: http://www.beforethey.com/. No os perdáis un estupendo vídeo musical, cuyo enlace está al final.
1.    LOS DROKPA DE LA INDIA

Los Drokpa son un insólito y pequeño grupo humano compuesto de 2500 miembros, que viven en tres pequeñas aldeas en un territorio en disputa entre India y Pakistán, Dha-Hanu, el único valle fértil de Ladakh. Son completamente diferentes desde el punto de vista físico, cultural, lingüístico y social de la mayoría de la población tibetano-birmana de Ladakh. Hombres y mujeres son altos y delgados, con grandes ojos claros, labios gruesos y características narices y cejas. Debido a su aspecto, se consideran superiores a otros pueblos y por ello no se casan con los miembros de otras comunidades. El aislamiento geográfico ha contribuido a preservar su etnicidad. Les encanta la música y la danza, las joyas, las flores y el vino de cebada. Lucen sus exquisitas vestimentas en festivales como el de Bonano, al final del verano, durante el cual los dos sexos bailan durante tres noches. Los hombres visten túnica sobre pantalones de lana. Las mujeres también llevan vestidos de lana y se adornan con conchas, abalorios y profusas joyas de plata. Unos y otros se cubren con capas de piel de cabra, y con sofisticados sombreros decorados con flores, monedas y conchas.
Su principal fuente de ingresos procede de sus bien cuidados huertos, en los que cultivan manzanas, uvas, nueces o albaricoques.
Tradicionalmente practicaban el intercambio de esposas con una absoluta desinhibición, pero la administración civil y militar de la India reprimió la costumbre. Un misterio rodea el origen de este singular pueblo. Una teoría más bien romántica afirma que son descendientes de un grupo de soldados de Alejandro Magno, extraviados en su camino de retorno a Grecia tras derrotar al rey indio Poro el año 326 antes de Cristo. Según otras fuentes más creíbles, procederían de una tribu aria que se instaló en la India atravesando las montañas del Hindukush.
PARA VER MÁS, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

jueves, 28 de noviembre de 2013

ALICE C. FLETCHER Y LA LUCHA POR LOS DERECHOS CIVILES DE LOS INDIOS AMERICANOS


Alice C. Fletcher
En la entrada sobre el etnólogo Frank Hamilton Cushing intenté rescatar la figura importante pero casi olvidada de Alice Fletcher, a través de cuyos sentidos recuerdos obtuve mucha información sobre Cushing, con el que compartió métodos de trabajo, intereses profesionales, un afán innovador y, sobre todo, una hermosa amistad. Como pasa a veces con algunas entradas muy extensas y poliédricas, es difícil prestar atención a todas y cada una de las propuestas, así que he pensado que sería buena idea rescatar aquella parte en una corta entrada especial para  la antropóloga Alice C. Fletcher  (1838-1923), una gran luchadora en favor de los derechos civiles de los indios americanos, en un proceso repleto de luces y de sombras. 
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

domingo, 24 de noviembre de 2013

GÉNERO Y POLÍTICAS DE IDENTIDAD

Afrodita de Rodas

(Comentario en torno a La dominación masculina de Pierre Bordieu y La tercera mujer de Gilles Lipovetsky)

Desde la segunda mitad del siglo XX se aceleró, de manera significativa, el ritmo de transformación de la condición femenina en el mundo occidental, entre otros múltiples factores debido al acceso a la educación superior, la incorporación masiva al mercado de trabajo y el incremento de la presencia de la mujer en la esfera pública.

Se trata de un proceso de cambio extraordinariamente complejo por la acción de fuerzas económicas, sociales, políticas y culturales mutuamente interconectadas. Así sucede con los cambios sociales (contracepción, divorcio, reducción de la tasa de nupcialidad) que han motivado la ruptura del modelo tradicional de familia, lugar privilegiado de reproducción de los esquemas patriarcales (subordinación jerárquica de la mujer al varón y su papel reducido a labores domésticas); la formación y educación de la mujer, que permite el desempeño de trabajos cada vez más cualificados, y la tarea crítica del movimiento feminista en la denuncia de los clichés ideológicos que la habían esclavizado, en la sociedad burguesa, al trabajo en el ámbito del hogar y al rol meramente reproductivo; un mercado en constante expansión, que crea nuevas imágenes de productos y servicios y provoca, con ello, la necesidad de incrementar la capacidad económica de la unidad familiar mediante el trabajo remunerado de la mujer, hasta entonces confinada al papel de ángel tutelar de la casa, para satisfacer los apetitos de consumo generados …

101 interpretaciones, por María Lorenzo
En cualquier caso, los analistas coinciden en señalar que los innegables avances registrados en el lugar de la mujer en la sociedad ocultan su permanencia en posiciones de avance solo relativas, como demuestra su infrarrepresentación en el desempeño de tareas científicas o técnicas o al frente de puestos de autoridad (poder político o financiero), reservados al varón, ubicándose mayoritariamente, en cambio, en actividades que se consideran adecuadas al ser femenino culturalmente definido: educación, sanidad, otros servicios…, concebidas como prolongación natural de los trabajos tradicionales del hogar y que resultan compatibles con las exigencias de la maternidad. Para Bordieu, la tasa de feminización de una profesión es índice de medida de su valor social, de manera que la mujer solo ocupa nichos laborales devaluados socialmente, que ya no encuentra apetecibles el varón o que, por el hecho de estar siendo atendidos por mujeres, pierden por ello su prestigio preexistente.
Por tanto, existe un largo camino por andar en la igualación de los roles de género. Frente a la eternización de la división sexual que se produce cuando se la entiende encarnada en esencias inmutables, se trataría de re-historizar la división de género, introduciéndola en la dinámica del cambio social, esto es, entenderla como un elemento construido culturalmente y no dado por la realidad, siendo por ello susceptible de reforma. Tal reto parece particularmente perentorio de abordar en las sociedades en que la discriminación sexista es la norma secularmente arraigada.
PARA LEER MÁS, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

miércoles, 20 de noviembre de 2013

ROBINSON CRUSOE Y LOS MITOS DE LA ILUSTRACIÓN




Tal vez sea poco conocido que el famoso relato de Daniel De Foe (1660-1731) se inspiró en la historia verídica de Alexander Selkirk, marinero escocés abandonado en 1705 en una isla desierta del archipiélago de Juan Fernández, frente a las costas chilenas, donde sobrevivió solo, en estado semisalvaje, durante cuatro años y cuatro meses.
La relación de sus peripecias se publicó en 1713, despertando gran interés en el público, pues el suceso evocaba algunos de los tópicos fundamentales del siglo dieciocho: civilización versus estado de naturaleza, la empresa colonial europea en el Nuevo Mundo, la capacidad del ser humano para superar grandes adversidades, aventuras en lugares exóticos todavía por explorar…, a los que la novela de De Foe, publicada en 1719, aún añadiría otros varios, esenciales para la comprensión de la mentalidad contemporánea y que convierten a Robinson, todavía hoy, en un prototipo de constante referencia.

De Foe es uno de esos raros ejemplos de literato tardío ya que, hasta los 62 años, solo había entregado a la imprenta algunos panfletos. Dedicado al comercio y a la política sin éxito, hasta llegó a ser encarcelado en varias ocasiones. Como necesitaba de dinero para dotar a sus hijas, aceptó el encargo de novelar la historia de Selkirk, que debía presentarse a los lectores, ávidos de noticias sobre el suceso, en forma memorialista, como si constituyera el relato fiel de lo acontecido. Del talento del autor para reflejar en el texto,-muy moderno en su época, por su estilo realista y periodístico-, no solo los temas sociales más candentes del momento sino otros más universales, hasta forjar uno de los mitos claves de la civilización occidental, da cuenta el hecho de que es el libro de mayor número de ediciones después de la Biblia.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

domingo, 10 de noviembre de 2013

¿QUÉ HAY DETRÁS DE LAS BARBAS?

   
Dibujo original de María Lorenzo.

                
   Desde hace unos años estamos asistiendo a un renacimiento de las barbas como elemento de moda; basta mirar un corte publicitario de cualquier programa televisivo para ver a señores barbudos anunciando todo tipo de productos, tanto específicos de la higiene y moda masculina, como telefonía móvil, comida rápida o cualquier otro producto y/o servicio, pasando a ser un elemento familiar en nuestras vidas. Pero, ¿qué hay detrás de este hecho?¿Es tan solo una cuestión de comodidad, la elección individual o hay un significado social detrás de ella? Mi intención es analizar el fenómeno e intentar proponer algunas vías de interpretación.

1.     EL PELO COMO ELEMENTO SIMBÓLICO.

La información de este punto procede de la obra Cuerpo y Espacio.Símbolos, metáforas, representación y expresividad de las culturas, del Catedrático de Antropología Social de la UNED, D. Honorio Manuel Velasco Maillo.

   Para K. Burke el hombre puede definirse como un homo symbolicus, es decir, un ser creador y manipulador de símbolos, de forma tal que esta capacidad nos coloca como “los otros” del mundo natural, aquellos que lo manipulamos y, además, intentamos imponerle un orden.

   En general, un símbolo es todo aquello que representa algo - sentido en el que la Cultura en general queda englobada -, pero también algo que conmueve, que desvela y trasciende la mera superficie, que llega al fondo de la sociedad, crea identidades y mueve a la acción. Víctor Turner destaca su polo “sensorial”, la dimensión vivencial de los símbolos, sus asociaciones sentimentales. Los símbolos no pueden considerarse como algo acabado y estático, sino como algo que va haciéndose y deshaciéndose con las acciones sociales, y su significado está transido de formas de vida que se aprenden dentro del grupo, y actúan como cemento social. De todo ello podemos inferir que los símbolos no pueden descubrirse en parcelas aisladas dentro de las culturas, sino en la totalidad de estas, en las culturas entendidas de una forma holística, como todos.
PARA LEER MÁS, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

jueves, 7 de noviembre de 2013

SUDAR NOS CONVIRTIÓ EN HUMANOS


Reconstrucción facial de un Australopithecus sediba
Tendemos a pensar que la secreción sudorípara es una enojosa pervivencia de nuestro origen animal. La cirugía estética ha encontrado en ella un nuevo filón: bótox para “adormecer” las molestas glándulas. Y, sin embargo, no somos conscientes del fundamental papel que han jugado en la evolución de nuestra especie. Para Nina Jablonsky, antropóloga de la Universidad del Estado de Pennsylvania, el incremento de las glándulas sudoríparas, correlativo a la pérdida del pelo corporal, podría haber sido un requisito condicionante para el desarrollo del cerebro grande que caracteriza al género Homo.
La cuestión remite al estudio de los diferentes sistemas de regulación de la temperatura corporal en los mamíferos, problema clave pues, por encima del umbral crítico (en los humanos se sitúa en 40º), los procesos bioquímicos de las células comienzan a fallar y algunas proteínas pierden su estructura. El riesgo de sobrecalentamiento, por otro lado, se acentúa con el ejercicio físico.
Las soluciones presentes en las diversas especies son siempre respuestas óptimas de adaptación al medio: la escasa actividad diurna de los felinos, el jadeo de los cánidos… Sin embargo, ese jadeo interfiere en la respiración, restándole eficacia. Por ello, animales muy veloces en el sprint pueden manifestar una escasa resistencia a la carrera mantenida. Aprovechando tal debilidad, los aborígenes australianos consiguen dar caza a los veloces canguros tras perseguirlos durante horas, hasta que sus presas se desmayan por el exceso de calor corporal.

La respuesta adaptativa del hombre es diferente: está cubierto de millones de glándulas sudoríparas, cuya función es disipar la mayor cantidad posible de calor a través del sudor, efecto que también se refuerza mediante el contacto directo de la piel con el aire. Con ambos procedimientos se mantienen frescos la superficie corporal y el cerebro, que resulta ser un órgano extremadamente termosensible.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

martes, 29 de octubre de 2013

DRÁCULA. LAS METAMORFOSIS DEL MITO

Si alguien nos preguntara qué sabemos sobre Drácula, sin duda le contestaríamos que es el vampiro más poderoso. Camuflado bajo la apariencia de un elegante y misterioso conde procedente de Transilvania, este monstruo intenta destruir la especie humana infectándola con el mordisco de sus afilados colmillos. Vive de noche y, durante el día, duerme en un ataúd. Como carece de alma, no se refleja en los espejos. Es rey de las tinieblas y señor de los animales más repugnantes. Puede transformarse en murciélago o en lobo, lo mismo que desvanecerse en el aire. Lo espantan el ajo y el crucifijo pero, para destruirlo, el ritual más eficaz es clavarle una estaca en el corazón. Esta es la imagen popularizada por Hollywood que todos conocemos. Sin embargo, apenas somos conscientes de la forma en que se ha forjado y evolucionado este mito de raíces antiquísimas, ni de cuáles son las razones por las que nos seduce tanto. Vamos a examinar algunos de los aspectos de su rica simbología, para comprobar cómo se han ido articulando a lo largo de los siglos. Al final nos sorprenderá descubrir hasta qué punto somos nosotros mismos el reflejo escondido en la leyenda de Drácula.
 Uno. Los orígenes
 Todas las culturas consideran la sangre como el fluido más vital. Su pérdida arrebata la vida y, al contrario, recibir sangre la renueva. Por ello existe un temor ancestral a los seres malignos que se apoderan del rojo líquido, y ese miedo se traslada a relatos que comparten pueblos muy alejados entre sí en el tiempo y en el espacio, como refleja La rama dorada (1890) de Sir James G. Frazer. Sobre el año 2300 a. C. ya se registraron en Mesopotamia historias de diosas y demonios que bebían la sangre de los recién nacidos, como Lamashtu o Lililu (la Lilith de los judíos).
Podemos rastrear su presencia de Siberia a la América precolombina, de las brumas del norte al África abrasadora. También en Europa estaba muy arraigado en el folklore de las zonas rurales, especialmente en Serbia, Hungría, Austria o Polonia pero no, curiosamente, en Rumanía. En Irlanda, país del padre literario de Drácula, Bram Stoker, existía la creencia en Dearg- due, el “chupador de sangre roja”. La superstición y las grandes epidemias de peste y rabia que asolaron Occidente entre los siglos XIV al XVIII, cristalizaron en el miedo irracional  a los no-muertos.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

jueves, 10 de octubre de 2013

LA ANTROPOLOGÍA ANDROCÉNTRICA AL DESCUBIERTO. SEXO Y PODER EN OCEANÍA (II)

nativa de Nueva Guinea Indonesia
Buscando información en la red me encontré con un interesante artículo, Paradigmas de poder: reflexiones feministas sobre antropología de mujeres en las sociedades de las islas del Pacífico. Su autora es Sharon W. Tiffany, de la Universidad de Wisconsin- Whitewater y fue publicado en enero de 1985. A pesar de los casi 30 años transcurridos, sus reflexiones siguen sonando muy modernas. El texto se refiere al problema epistemológico de la mujer como la realidad Otra- subordinada, silenciada, marginal-, con particular referencia a la literatura etnográfica sobre Oceanía. Las imágenes que conforman la premisa de la mujer como el Otro son reflejo de las continuas controversias acerca del poder, el sexo y el género en Occidente. Esas ideas influyeron en el quehacer antropológico en una forma que, en aquellas fechas, el feminismo todavía no había explorado de forma sistemática. El propósito de la autora era examinar, desde una perspectiva feminista, los problemas paradigmáticos de género y política en antropología e ilustrarlos con una selección de textos destacados en la teoría y etnografía del Pacífico. Lo que voy a hacer aquí es traducir, resumir y comentar el trabajo de Sharon W. Tiffany, que se refiere a aspectos de gran interés pero, tal vez, un tanto descuidados en los manuales de la disciplina. La primera parte consiste en una exposición teórica acerca de las trampas del lenguaje y el problemático proceso de tránsito entre paradigmas rivales descrito por Thomas S.Kuhn y que tan bien se ejemplifica en la crisis de la antropología en la segunda mitad de la pasada centuria. Podéis acceder en http://anthropotopia.blogspot.com.es/2013/10/paradigmas-de-poder-en-antropologia.html. En esta segunda parte se exploran tales ideas con ejemplos etnográficos significativos.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

martes, 8 de octubre de 2013

PARADIGMAS DE PODER EN ANTROPOLOGÍA (I)


Buscando información en la red me encontré con un interesante artículo, Paradigmas de poder: reflexiones feministas sobre antropología de mujeres en las sociedades de las islas del Pacífico. Su autora es Sharon W. Tiffany, de la Universidad de Wisconsin- Whitewater y fue publicado en enero de 1985. A pesar de los casi 30 años transcurridos, sus reflexiones siguen sonando muy modernas. El texto se refiere al problema epistemológico de la mujer como la realidad Otra- subordinada, silenciada, marginal-, con particular referencia a la literatura etnográfica sobre Oceanía. Las imágenes que conforman la premisa de la mujer como el Otro son reflejo de las continuas controversias acerca del poder, el sexo y el género en Occidente. Esas ideas influyeron en el quehacer antropológico en una forma que, en aquellas fechas, el feminismo todavía no había explorado de forma sistemática. El propósito de la autora era examinar, desde una perspectiva feminista, los problemas paradigmáticos de género y política en antropología e ilustrarlos con una selección de textos destacados en la teoría y etnografía del Pacífico. Lo que voy a hacer aquí es traducir, resumir y comentar el trabajo de Sharon W. Tiffany, que se refiere a aspectos de gran interés pero, tal vez, un tanto descuidados en los manuales de la disciplina. Esta primera parte consiste en una exposición teórica acerca de las trampas del lenguaje y el problemático proceso de tránsito entre paradigmas rivales descrito por Thomas S.Kuhn y que tan bien se ejemplifica en la crisis de la antropología en la segunda mitad de la pasada centuria. En la segunda parte- La antropología androcéntrica al descubierto. Sexo y poder en Oceanía-, se exploran estas ideas con ejemplos etnográficos significativos.Podéis acceder en este enlace: http://anthropotopia.blogspot.com.es/2013/10/la-antropologia-androcentrica-al.html
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

domingo, 22 de septiembre de 2013

EDWARD S. CURTIS: FOTOGRAFÍA Y ETNOGRAFÍA EN NORTEAMÉRICA

Me gustaría que en este espacio tuvieran cabida no sólo las grandes figuras en el campo de la Antropología, como Malinowski o Leo Frobenius, de los que ya nos hemos ocupado aquí, sino también otras que, desde otros campos del conocimiento, han realizado contribuciones significativas para su desarrollo. Así sucede con Edward S. Curtis, al que he descubierto a través de un libro estupendo, Imágenes de los nativos americanos.

Lo que parecía ser simplemente un libro vintage sobre los indios de las praderas, resultó ser una espléndida colección de imágenes de principios de la pasada centuria, que reflejan rostros, vestidos y costumbres de numerosas etnias del oeste americano. Estos seres, aún lejanos en el tiempo y en el espacio, están tan vivos hoy como entonces e interpelan directamente al espectador.

 Y detrás de esas fotografías está la asombrosa historia de su autor, Edward S. Curtis, relatada con buen pulso por Don Gulbrandsen. Los datos que el libro proporciona y otros que he conseguido recopilar son la base para la presente entrada. Espero que sirva para conocer mejor una figura poco difundida en nuestro país pero en cuya trayectoria vital se cruzaron otras que son cruciales para los antropólogos, como Franz Boas y los Kwakiutl.
1-Pasión por la fotografía
Edward Sheriff Curtis nació el 16 de febrero de 1868 en el estado de Wisconsin. Su padre, el reverendo Johnson Curtis, volvió enfermo y empobrecido de la Guerra de Secesión. Su falta de visión comercial hizo que todos sus negocios fracasaran. Para poder alimentar a su familia, acabó aceptando un trabajo como predicador ambulante en una zona semisalvaje de Minnesota, habitada por míseros colonos. El pequeño Edward acompañó a su padre en algunos de sus viajes, a pie o en canoa. Aquellas  aventuras por ríos, bosques y montañas cimentaron su amor por la naturaleza y su curiosidad por otros pueblos.

En la década de 1870 la fotografía constituía una atractiva novedad. Con solo 12 años, el habilidoso Edward se las arregló para fabricar su primera cámara, siguiendo para ello las instrucciones contenidas en un manual. Acostumbrados como estamos a nuestros sofisticados aparatos, lo que hizo seguro que nos parecerá algo increíble: el chico instaló en una caja de madera una lente estereoscópica que su padre había traído de la guerra. Con aquel rudimentario aparato, Edward sólo conseguía hacer unas fotos muy mediocres. Sin embargo, la experiencia le sirvió para aprender los principios básicos de la fotografía, y decidió convertirla en su medio de vida. 
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

martes, 10 de septiembre de 2013

MALINOWSKI EN ESPAÑA: LA REVOLUCIÓN DEL MÉTODO ANTROPOLÓGICO


 En 1.922 se publicó un tratado clave para la Antropología, Los Argonautas del Pacífico Occidental, de Bronislaw Malinowski (1.884-1.942). Esta obra  sentó unas nuevas bases metodológicas para la disciplina,  que constituyeron una auténtica revolución copernicana en la forma de abordar la investigación de la vida de otros pueblos. Pero el autor hizo mucho más que eso. En su estudio de los nativos de Melanesia desveló las falacias del evolucionismo acerca de los llamados pueblos “primitivos”. Estas aportaciones de Malinowski son de dominio público pero resultan mucho menos conocidos los vínculos del más famoso de los antropólogos y su obra con España. Hablaremos aquí de algunos aspectos de su epopeya científica y de cómo se gestó en nuestro país a lo largo de diversos momentos.
1       .   Los años de formación

Bronislaw Kaspar Malinowski nació el 7 de abril de 1884 en Cracovia, entonces parte de Austria-Hungría. Su padre, Lucyan, era profesor de filología eslava, folklorista y dialectólogo. La madre, Jozefa Malinowska, no desmerecía intelectualmente de su esposo. Aunque era hija de una familia terrateniente de clase alta, no por ello carecía de formación sino que ella misma era lingüista. El joven Bronio, como le llamaban familiarmente, heredaría de ambos su extraordinaria aptitud para los idiomas. Llegó a hablar- además de polaco-, ruso, alemán, inglés, francés, italiano y español. Su fluidez idiomática constituyó una de sus mayores ventajas para lograr una inmersión  más completa en las culturas nativas que estudió.
De joven siempre estuvo tuvo que soportar una salud muy frágil pero ello no impidió que fuera un estudiante destacadísimo. En la Universidad de Jagiellonian, en su Cracovia natal, donde enseñaba su padre, cursó estudios de Ciencias Naturales y Matemáticas. Es muy importante advertir que en Polonia existía una gran influencia positivista, próxima a la del Círculo de Viena. Eran los años de crisis política del imperio de Francisco José y Sissi,“Kakania”, como lo llamó Robert Musil. Pero, al mismo tiempo, el florecimiento cultural que acompañaba ese mundo decadente de fin de siglo resultaba verdaderamente asombroso.

En 1906  Malinowski presenta su tesis doctoral, “El principio de economía del pensamiento”, en la que desentraña la ley del mínimo esfuerzo. Esta cuestión tendría después una influencia trascendental en su diseño del funcionalismo: lo que funciona para el individuo y la sociedad es siempre la solución más económica y simple. Pero sus estudios científicos consiguen agotarlo mentalmente, debido a su talante obsesivo y perfeccionista. Buscando un cambio de aires para mejorar su maltrecho estado, en ese mismo año viaja a Canarias acompañado de su madre. En ese y en otro periplo posterior visitarían La Palma, Gomera y Tenerife.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

jueves, 15 de agosto de 2013

ROSALÍA DE CASTRO Y EL ESCÁNDALO DE LA HOSPITALIDAD SEXUAL EN GALICIA


En 1881, Rosalía de Castro publicó una serie de artículos sobre costumbres gallegas en un periódico de Madrid, El Imparcial. En uno de ellos aludía a una antigua costumbre de ciertas poblaciones de la costa gallega con arreglo a la cual, cuando un marino había permanecido largo tiempo en alta mar, se le ofrecía pasar la noche con una mujer de la casa en que estuviera alojado, como ofrenda de pura hospitalidad. Esa publicación levantó airadas críticas contra Rosalía en la prensa gallega. Tremendamente ofendida, la poeta se negó a escribir más en la lengua de su tierra y a ocuparse de Galicia en lo sucesivo. Todavía hoy sigue debatiéndose si, en realidad, existió alguna vez esa costumbre en nuestro país. Trataremos aquí de arrojar un poco de luz sobre el misterio desde la óptica de la antropología.
1.   La ley de la hospitalidad
Para nosotros, la hospitalidad es sinónimo de etiqueta o de protocolo a la hora de recibir invitados. Pero para entender mejor su trascendental importancia en el pasado, hasta el punto de que hablamos de “ley” obligatoria, hemos de remontarnos a una época, tal vez no tan lejana en el tiempo, en que los viajeros no disponían en todo lugar de hoteles, fondas u hospederías para comer y alojarse en el camino. En esas condiciones, el visitante de una tierra lejana no tenía más remedio que solicitar ayuda a los lugareños para su supervivencia. La ley de la hospitalidad fue la regla de validez universal que permitió a nuestros antepasados desplazarse por el mundo y no morir en el intento. Los extranjeros siempre eran vistos con curiosidad, como fuente de noticias de otros rincones, pero también, al ignorarse sus costumbres e intenciones, se presentaban como un potencial peligro. 
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

lunes, 12 de agosto de 2013

BABY TALK: APRENDIENDO A HABLAR, APRENDIENDO A PENSAR

  Antes de estudiar Antropología, pensaba que esa peculiar forma con que las madres hablan con sus bebés no era más que una simple efusión de cariño. Después de cursar la asignatura de Hominización descubrí, con enorme sorpresa, que se trata de un lenguaje estandarizado en la mayoría de las culturas humanas y que, además, constituye una pieza clave en el proceso de aprendizaje infantil. Hace poco observé fascinada cómo mi preciosa sobrina María, con tan sólo dos meses edad, escuchaba con atención los balbuceos con que le hablaba su papá y le devolvía, repetidos, los mismos sonidos. Por ello pensé que era un buen momento para escribir esta entrada, que dedico a la pequeña María y a todos los que se ejercitan en el difícil oficio de ser padres, para que podamos descubrir cuánta antropología y sociología se esconde detrás de su valiosa labor. En todo momento seguiré y comentaré el texto de Eugenia Ramírez Goicoechea, Evolución, cultura y complejidad. La humanidad se hace a sí misma, Ed. Un. Ramón Areces, 2009.

1 .Una relativa altricialidad
El enorme tamaño del cerebro humano obliga a dar a luz a los neonatos en unas condiciones de vulnerabilidad y dependencia importantes. Son altriciales: necesitan constantes cuidados para mantener la temperatura corporal adecuada, para su alimentación y su aseo. Pero no están aislados del mundo que nos recibe sino que, ya desde los últimos meses de embarazo, cuentan con la musculatura necesaria para expresar sus emociones. Por ello, su proceso de aprendizaje puede dar comienzo muy pronto. De hecho, se tiene constancia de bebés que, con tan sólo cuarenta y cinco minutos de vida, han sido capaces ya de imitar el gesto de sacar la lengua o abrir la boca. Sin embargo, esas predisposiciones sensoperceptivas, emocionales y comunicativas tan tempranas sólo se desarrollan adecuadamente si se estimulan y orientan por los padres o cuidadores. Cada habilidad biopsicosocial deberá adquirirse en el momento oportuno. E. Gotlieb llamó “ventanas cognitivas” a los periodos críticos en que se consolidan las distintas capacidades: la visión, hasta los siete años; el lenguaje, hasta los nueve… Durante esas etapas, el niño es especialmente sensible a los estímulos externos necesarios para su maduración normal. Una vez concluida cada fase, las deficiencias de desarrollo pueden devenir irrecuperables. Podemos advertir con gran claridad la importancia del aprendizaje en el momento correspondiente con algunos ejemplos del mundo animal: las aves canoras que no pueden observar a sus congéneres en su periodo formativo, no aprenden el canto propio de su especie y, por tanto, no podrán atraer a una pareja. Lo mismo puede ocurrir para construir el nido o realizar el viaje migratorio anual. Los simios en cautividad acaban viendo vídeos para aprender a mantener relaciones sexuales.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

domingo, 4 de agosto de 2013

JULIAN PITT-RIVERS Y LA ANTROPOLOGÍA DEL MEDITERRÁNEO



Mientras preparaba una entrada sobre la ley de la hospitalidad, como código regulador de los comportamientos hacia los extranjeros en las sociedades tradicionales, me tropecé con la figura de Julian Pitt-Rivers, un antropólogo inglés al que solo conocía por sus estudios acerca de la tauromaquia. Una vez más tuve la oportunidad de comprobar que este destacado etnógrafo, que además realizó un novedoso trabajo de campo en España, resulta  prácticamente desconocido para el gran público. Como casi siempre sucede, las noticias en castellano sobre su vida y obra son escasas en la red. Con ánimo de colmar ese vacío, como parte de ese proyecto de biografías de antropólogos que nos marcamos al comienzo de nuestra andadura, he recopilado algunos datos sobre la interesante trayectoria intelectual de este brillante autor.
La antropología como tradición familiar
Julian Pitt-Rivers nació en Londres el 16 de marzo de 1919, en el seno de una familia rica y aristocrática que siempre mostró una decidida inclinación hacia la Etnología. 
Augustus Pitt-Rivers
Su bisabuelo, Augustus Pitt-Rivers (1827-1900), inició los estudios antropológicos en la Universidad de Oxford junto con Edward Burnett Tylor, a quien debemos la definición de “cultura” que, todavía hoy, sirve de referencia para la disciplina.  Su nutrida colección de piezas procedentes de todo el mundo es el núcleo del Museo Pitt-Rivers, una de las principales atracciones en Oxford.
Museo Pitt-Rivers
El padre de Julian, el capitán George Pitt-Rivers (1890-1966), era amigo de Bronislaw Malinowski.  Siguiendo sus consejos,  residió durante un año en una isla de Melanesia y, como resultado  de esa estancia, en 1927 publicó The Clash of Culture and the Contact of Races. Sin embargo, debido a sus ideas eugenésicas y antisemitas,  Julian acabó rompiendo todo contacto con su progenitor.
Tras pasar por los prestigiosos colegios de Eton  y Worcester, se formó en las Universidades de Grenoble, París  y Oxford. En esta última le sorprendió el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Una vez movilizado, sirvió como capitán en el norte de África y en Europa. Después, durante dos años, residió en Bagdag en calidad de preceptor del rey Faisal II de Irak. Como ningún acontecimiento biográfico pasa sin dejar huella en nuestras ideas, tal experiencia personal le permitió reflexionar acerca de los estrechos lazos culturales existentes entre las sociedades ribereñas del Mediterráneo y los préstamos recíprocos entre los países árabes y europeos que esos contactos milenarios habían generado. A partir de dicho planteamiento, Pitt-Rivers contribuiría más tarde a dar un giro trascendental a las investigaciones antropológicas.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

martes, 30 de julio de 2013

MARGARET MEAD EN LA TEORÍA ANTROPOLÓGICA



1.- FORMACIÓN E INFLUENCIAS.

   Margaret Mead nació en Filadelfia en 1.901, y obtuvo su grado de bachiller en el Barnard College de New York City. Posteriormente fue a Columbia a estudiar psicología. Corrían los años 20 del siglo pasado, y el clima intelectual de la universidad estaba influido por las ideas de Spencer y Galton. Herbert  Spencer es el mayor representante del denominado “darwinismo social”, corriente intelectual que afirma la existencia de un componente en la naturaleza humana que nos determina a ocupar una posición concreta dentro de la sociedad, según estemos más o menos dotados para la lucha por la supervivencia, entendiendo a la sociedad como un calco de la naturaleza, y convirtiendo el postulado darwinista en un dictado social, que justifica actitudes tales como el racismo y el etnocentrismo, y políticas como el colonialismo. En 1.870 Francis Galton, dentro de su teoría eugenésica, propuso una serie de programas sociales para mejorar la raza humana, tales como la esterilización de criminales o disminuidos psíquicos.

   Frente a este clima determinista y evolucionista, surgirán las figuras de Boas, Benedict y Mead, quienes propusieron una alternativa. Esta oposición intelectual, en palabras de Helen Fisher, en su Introducción a Sexo y temperamento de Mead, retoma el viejo debate abierto por John Locke y la escuela empirista acerca de la inexistencia de elementos innatos en la mente humana en el momento del nacimiento – la mente es una tabla rasa o una hoja en blanco al nacer, y la experiencia son los caracteres que se van grabando en ella – frente a aquellos que defienden la existencia de determinaciones inscritas en nuestra mente, o nuestra propia naturaleza o en nuestra raza o sexo. Precisamente la principal aportación teórica de Mead a la Antropología será la idea de que es la cultura y no la biología la principal fuerza que defina la personalidad individual.

   Mead entró en contacto con Boas y Benedict en la Universidad de Columbia, y allí comenzó su exitosa carrera como antropóloga y como mujer pionera en un mundo dividido tajantemente en dos esferas, la masculina y la femenina, abriendo un nuevo camino y ofreciendo una mirada diferente.



   Franz Boas nació en Alemania, y allí estudió física, matemáticas y geografía, doctorándose en 1.881 con la tesis “Contribuciones al entendimiento del color del agua”. Cuando quiso profundizar en el tema, pensó que era imprescindible tener experiencia de primera mano, y por ello, en 1.883 hizo una expedición para investigar el agua del Ártico, y así convivió durante un año con balleneros y esquimales, hecho que lo convirtió en un etnógrafo, y lo llevó al convencimiento de que el conocimiento que proviene tan sólo de una fuente observacional es inútil, si no se consideran las tradiciones que lo condicionan. Su giro formativo ya está claro cuando en 1.888 investiga y publica en la Universidad de Clark artículos sobre lingüística, teoría etnológica, antropometría, folklore y objetivos de la Etnología, y donde fundó el primer departamento norteamericano de Antropología.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

jueves, 11 de julio de 2013

ANTROPOLOGÍA EN EL CINE Y LA LITERATURA:HURACÁN


  





    Portada del libro de 1.947, propiedad de mi  padre, Antonio Boix Dols, quien espoleó siempre mi curiosidad por la tierra y sus gentes, me enseñó a entender las diferencias y fue el primero que, tras el estreno de la película de 1.979, me dio su libro para que comparara ambas historias. Esta entrada – como todo lo demás de mi vida - hubiera sido imposible sin su concurso. 


1.- INTRODUCCIÓN.

   La Antropología como ciencia surgió en el siglo XIX a partir de elementos teóricos como el debate entre monogenismo y poligenismo (Haddon), el evolucionismo (Boas y Greene) o el historicismo (Boas), y otras aportaciones, como las misiones religiosas (Tylor) y los relatos de viajes de los siglos XVI y XVII (Margaret Hodgen). Esta joven ciencia pronto desarrollaría una vertiente práctica muy potente, la Antropología Aplicada, en marcos de potencias coloniales, como los países europeos tras el Tratado de Berlín (1.885), o de convivencia pluricultural dentro de su propio territorio (Estados Unidos).
   La Antropología aplicada británica- ver en este mismo blog http://anthropotopia.blogspot.com/2013/03/malinowski-y-africa-indirect-rule-y.html - fue la primera en ver la necesidad de hacer etnografía de los territorios colonizados para implementar mejor el nuevo orden colonial. Los Estados Unidos, que contaban con el grave problema práctico de la diversidad cultural dentro de sus fronteras, una vez conseguidas sus posesiones coloniales en el Pacífico y el Caribe, optaron por comenzar aplicando el modelo británico hasta que desarrollaron su propia forma de colonialismo. Estados Unidos comenzó su aventura colonial externa a finales del siglo XIX, cuando su industrialización estaba ya completa, y dirigió sus ojos a las posesiones españolas en el Pacífico, que pasaron a su poder tras la guerra con España por las mismas en 1898. Más tarde, se hizo también con las posesiones que Alemania había comprado a España antes del desastre del 98, entre las que se encuentra Samoa, lugar donde Margaret Mead hizo su estudio sobre la adolescencia recogido en The coming of age in Samoa (1.928), y donde se desarrolla la película Huracán, de Jan Troell (1.979). Esta cinta es una versión  de otra película más antigua: Huracán sobre la isla (1.937), del gran John Ford, quien filmó la historia escrita por C. Nordhoff y J.N. Hall. Los cambios que podemos observar en las diferentes obras no responden tan solo a adaptaciones a nuevos tiempos o recursos técnicos, sino que en ellos podemos rastrear diferentes modos de entender el poder colonial y a los nativos por parte de las diferentes potencias colonizadoras.
PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

miércoles, 3 de julio de 2013

“HAIRSTYLES”: LA BELLEZA DEL PEINADO EN AFRICA


Viendo un reportaje sobre la  55 edición de la Bienal de Venecia, actualmente en curso, me dejaron deslumbrada las magníficas fotografías  del artista  nigeriano  J.D. ‘Okhai Ojeikere que están en exhibición en el Palacio Enciclopédico. Se trata de imágenes de peinados y tocados originalísimos que el autor viene documentando, desde 1968, con la curiosidad de un entomólogo. He pensado que este blog podría ser un lugar idóneo para compartir esos valiosos documentos. Además de su valor puramente estético, constituyen un auténtico tesoro para la antropología.
 












                 


































  




























Todas las fotografías tienen Copyright de D.J.Okhai  Ojeikere y cortesía de Fifty One Fine Art Photography


Ojeikere, también conocido como Ojomu Emai, nació en 1930 en un pueblecito rural al suroeste de 
Nigeria. En aquella época, la fotografía constituía un  lujo exótico en el país, con importantes carencias en los aspectos más básicos.  No obstante, siguiendo los consejos de un familiar, Ojeikere decidió comprar una modesta cámara y, desde 1954, se dedicó profesionalmente a esta actividad. A pesar de que apenas existían salidas para ella, con su empeño incansable  se fueron creando. Trabajó en publicidad, y la impronta de la visión publicitaria está siempre presente en sus espectaculares imágenes. Pero fue su incorporación al Consejo Nigeriano de las Artes, en 1967, lo que decidió el curso de su carrera. Desde entonces enfocó su mirada hacia  la cultura africana, con la que se siente hondamente implicado.


“Hairstyles” es su serie  de fotografías más  extensa y conocida. Reúne más de mil imágenes de peinados y tocados  que han logrado sorprender al artista en la calle, en el trabajo o en  fiestas. Podemos ver enfoques insólitos que, con frecuencia,  resaltan  el diseño abstracto del arreglo del cabello. Pero, sobre todo, el aspecto que más llama la atención es su carácter escultórico. Para Ojeikere se trata de un proyecto permanentemente abierto porque el peinado, como moda que es, está en constante cambio.
Todos estos peinados son efímeros. Quiero que mis fotografías constituyan un digno reflejo de ellos. Siempre quise plasmar momentos de belleza, momentos de conocimiento. El arte es vida. Sin el arte, la vida sería fría como el hielo.

Estas frases reflejan con gran claridad el ideario del artista: arte y comprensión van de la mano. Su magnífico trabajo nos habla de que la aspiración a la belleza es un universal cultural, algo que compartimos todos los seres humanos y que nos define como tales, con independencia de la variabilidad de  los gustos estéticos en cada momento y lugar.

miércoles, 26 de junio de 2013

LA FUERZA DE LA SANGRE. LAS CREENCIAS ACERCA DEL PARENTESCO EN EL MUNDO OCCIDENTAL



Todas las sociedades elaboran conjeturas sobre los hechos de la reproducción humana. Algunas de estas narrativas culturales   privilegian el papel de la madre, otras acentúan la intervención del padre y esa elección siempre repercute en la forma de ver la vida de cada pueblo. Examinaremos un caso verdaderamente singular, el de los trobriandeses de Papua, Nueva Guinea, para quienes el padre no realiza ninguna contribución directa a la fecundación. Después volveremos la vista al mundo occidental, para descubrir hasta qué punto nuestra concepción del parentesco también se aparta de la información que nos proporciona la Genética. Lo ilustraremos con  algunos ejemplos tomados de la mitología, la ópera, la literatura y el cine. Al final, podremos ver cómo los cambios sociales y las nuevas tecnologías de la reproducción están forzando un giro en nuestras ideas sobre la familia consanguínea.

PARA LEER MÁS, HAZ CLICK EN MÁS INFORMACIÓN

Seguir por em@il