Seguidores

domingo, 28 de febrero de 2016

*NADA*, NOVELA ANTROPOLÓGICA


     Hace unos meses publiqué en este blog un análisis de la novela Nada de Carmen Laforet en el que destacaba sus rasgos como novela feminista, y lo relacionaba con algunos textos de Virginia Wolf. http://anthropotopia.blogspot.com.es/2016/01/nada-de-carmen-laforet-feminismo-y.htm. Fue durante el análisis en profundidad de la novela cuando descubrí que la misma tiene muchos puntos de contacto con la Antropología, sobre todo con la Etnografía y el trabajo de observación y recopilación de datos, si no de una cultura exótica lejana, sí como un acercamiento pionero a la Antropología Urbana, cuyo desarrollo vendrá después de la descolonización. Tampoco se puede desdeñar otro elemento etnográfico claro en la novela: el dios Xochipilli, a quien Román, uno de los personajes principales dedica su música, y de quien tiene un idolillo hecho por él mismo.

1.- ANDREA , MALINOWSKI Y EL MÉTODO ETNOGRÁFICO.-

   Andrea es la protagonista de la novela, una joven de 18 años que llega a Barcelona para estudiar. Residirá en casa de sus parientes, cuyas relaciones son tensas y opresivas, dominadas por el hambre, el deseo de dominio y manipulación, y cuyo trasfondo es la guerra civil y el régimen político que ha acabado con una forma más libre y cómoda de vivir. Andrea pasará todo un año allí, y de esa experiencia dice al final que no se lleva nada. Pero sí se lleva, lo que todo antropólogo que se acerca a conocer otra cultura: una forma diferente de mirar la vida; un cambio propiciado por la cercanía con "los otros".
PARA LEER MÁS, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

sábado, 20 de febrero de 2016

ALAN M. TURING Y LA ANTROPOLOGÍA CIBERNÉTICA

 
                                                                      turing.jpg   

  Desde muy pequeño Alan Mathison Turing (1912-1951) demostró un gran interés por muchas cosas, entre ellas las matemáticas y los enigmas, pero también por la idea de "máquina" que él asociaba al organismo humano. En cartas remitidas a la madre de su fallecido amigo Christopher Morcon, Turing planteaba la cuestión de cómo el alma se alojaba en la materia, y descubrir el mecanismo por el cual se liberaba del cuerpo. No era un problema de índole religiosa para él, ya que se declaraba ateo, sino más bien un problema técnico, abordable desde la mecánica cuántica, que conocía desde que era bastante joven por el libro de A. Eddington The Nature of the Physical World (1928). 

     Será precisamente este interés el que lo llevará a convertirse en una figura destacada del siglo XX, ya que sus ideas acerca del funcionamiento de la mente le permitieron crear los primeros ordenadores, investigar los patrones de distribución de manchas en las pieles de los animales y sentar las bases de la Inteligencia Artificial (IA), además de inspirar con su test, diseñado para saber si hablamos con un humano o una máquina, el libro de Philip K.R. Dick ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, y su adaptación cinematográfica, la icónica Blade Runner, dirigida por Ridley Scott. En esta obra se usa un instrumento racional, el test Voight - Kamppf para determinar si un individuo es un replicante o no; este test usa el tiempo de reacción emocional ante unos estímulos, y el de Turing usa solamente preguntas y la deducción para determinar si nuestro interlocutor es o no humano, pero la idea de usar herramientas mentales para distinguir a los humanos de sus propias creaciones está en Turing, ya que él hizo avanzar la tecnología para poder fabricar instrumentos - este mismo ordenador o robots cada vez más avanzados - que fueran capaces de simular las respuestas de los humanos.


                                                                        blade-runner-wallpaper.jpg

       Este enfoque abrió un camino bastante novedoso en la Antropología, que siempre ha intentado definir al ser humano en toda su complejidad, separándolo del conjunto de los seres naturales, y desde Turing, también separándolos del mundo de los seres artificiales.
PARA LEER MÁS, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

domingo, 14 de febrero de 2016

LA EVOLUCIÓN SEXUAL: POR QUÉ EL SEXO ES UN ASUNTO DIVERTIDO

Herma griego , siglo VI a C.


          Este artículo va dedicado a mis compañeros del IES Benejúzar, quienes, al comentarles ciertos datos recogidos en  el libro¿Por qué es divertido el sexo?, de Jared Diamond, mostraron bastante interés por el tema. Por ello, he pensado que sería bueno compartirlo con un número de gente mayor, esperando que disfruten aprendiendo algo más sobre este animal tan curioso que es el ser humano.

      Jared Diamond, profesor de fisiología, ornitología y geografía, explora en el libro citado las curiosidades de la sexualidad humana como el resultado de la evolución. La sexualidad humana es ciertamente extraña al compararla con la de otras especies, al igual que también lo son los órganos sexuales humanos, con sus formas y tamaños. Pero, si aceptamos que la teoría de la evolución es un paradigma aceptable de explicación para la diversidad biológica que existe, aceptaremos como anclaje de la explicación de nuestra sexualidad que todos sus elementos han sido seleccionados por su capacidad de adaptar el organismo a las necesidades del medio ambiente. Por ello, hay asuntos  que se presentan como enigmas de la ciencia y que reclaman una explicación coherente y comprobada; por citar algunos, tenemos el tamaño de las mamas femeninas, siempre engrosadas aunque no se esté lactando, la ovulación oculta, la permanencia de vello en el sexo o el tamaño del pene y el escroto en los varones. También es interesante el planteamiento de la existencia de la menopausia femenina y esconderse para practicar sexo. De todo este elenco de temas, en el presente artículo nos vamos a centrar en la promiscuidad y el tamaño de los órganos sexuales masculinos.
PARA LEER MÁS, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

viernes, 5 de febrero de 2016

ALGUNAS CONSIDERACIONES EN TORNO AL ARTE MUDÉJAR I. ARQUITECTURA Y ESPACIO

Algunas consideraciones en torno al arte mudéjar

          
  El símbolo era una contraseña, una moneda partida que servía para que el poseedor de una mitad reconociera al desconocido poseedor de la mitad restante. La inteligencia, al convertir la realidad en símbolo, afirma un postulado chocante. Lo que vemos es sólo la mitad de lo que hay. Lo visible es la llave de lo invisible, que a su vez revelará el verdadero significado de las apariencias.

La ornamentación destaca el simbolismo fundamental porque en el arte tradicional no hay ornamentación “gratuita”, puramente decorativa; para decorar un objeto sólo se admiten los detalles en relación con el simbolismo propio del uso al que va destinado el objeto.

(Jean Hani, La realeza sagrada, pág. 221)


            La religión es una invención que a partir del mundo visible intenta encontrar la supuesta mitad del símbolo, de la moneda rota. A la vivencia que une ambas mitades, que permite pasar de la seguridad de lo visible a la inseguridad de lo invisible, se la llama fe.

                                   (José Antonio Marina, Dictamen sobre Dios, pp. 20 y 22)

 Por Jose Ignacio González Lorenzo

            El estudio del arte mudéjar ha tenido un desarrollo extraordinario en las últimas décadas, tanto es así que en algunos momentos puede decirse que lo mudéjar ha estado de moda. Sin duda, este fenómeno ha llevado al extremo de calificar como mudéjar cualquier obra arquitectónica aunque solo contuviera algún elemento de carácter islámico.  

El problema de la definición del arte mudéjar proviene de la enorme diferencia existente entre obras que son totalmente islámicas y sólo reciben el calificativo de mudéjares por el mero hecho de haber sido realizadas para comitentes cristianos, y aquellas otras en que apenas tienen alguno o incluso ningún elemento de tales características, aunque sí un cierto aire orientalizante. La polémica viene de lejos, porque desde el principio la discusión se centró en si los elementos decorativos debían considerarse accesorios a las estructuras arquitectónicas o, por el contrario y específicamente en el arte islámico, se constituían en parte fundamental de dicha arquitectura. De una u otra posición se deducía como consecuencia que ciertos edificios de estructura cristiana y decoración musulmana pudieran calificarse como principalmente arquitectura cristiana o principalmente musulmana, esto es, mudéjar por derecho propio. 
PARA LEER MÁS, PINCHA EN MÁS INFORMACIÓN

Seguir por em@il